Medidas

Socios de PT presionan para que Telefónica abandone la empresa

La vida de Telefónica en Portugal Telecom va a ser difícil a partir de ahora. El segundo accionista de la operadora, el Banco Espírito Santo, ha encabezado la presión de los socios para que salga del capital. La española, sin embargo, está decidida a hacer valer su posición para hacerse con Vivo.

El día después del fracaso de la opa hostil de Sonae sobre Portugal Telecom (PT) no ha sido agradable para Telefónica. Los responsables de la operadora lusa han preferido matizar sus comentarios, pero sus accionistas no han seguido su ejemplo. El segundo más importante detrás de Telefónica, el Banco Espírito Santo (BES), se ha erigido en portavoz de los socios que apoyaron a Portugal Telecom y ha dicho en voz alta lo que otros han preferido callar. Su veredicto es que Telefónica debe abandonar el capital de la operadora portuguesa.

'Las empresas van a tener que conversar y llegar a una conclusión, que será mejor una separación de las dos', aseguró el consejero delegado del BES, que posee un 8,08% de Portugal Telecom, en una entrevista radiofónica recogida por Efe. 'Después de las circunstancias que se han dado será difícil la convivencia en conjunto', añadió.

La posición del BES no difiere demasiado de la del resto de los socios. Tampoco Portugal Telecom guarda simpatía a Telefónica después de que la española apoyara públicamente una opa hostil que pretendía acabar con el actual equipo gestor.

TELEFÓNICA 4,69 1,10%

En Portugal Telecom, sin embargo, deben ser más comedidos, sobre todo porque la venta en bloque del 9,96% que tiene Telefónica podría ser muy dañino para la cotización de la operadora. En cualquier caso, no es intención de la española llegar a este punto. La compañía presidida por César Alierta también tiene claro que los diez años de alianza han llegado a su fin, pero no está dispuesta a renunciar a Vivo sin luchar. Y piensa utilizar el 10% que tiene en el capital para afianzar su posición, puesto que Portugal Telecom no está demasiado dispuesta a vender el 50% de la filial brasileña de móvil que comparten a través de una sociedad conjunta.

Lo que parece claro es que ninguna va a renunciar fácilmente a Vivo, ya que ambas consideran estratégico el mercado brasileño. Sobre el papel, Telefónica tiene más capacidad que Portugal Telecom de ganar la batalla por sus mayores recursos financieros y porque la fallida alianza con Telecom Italia la ha dejado, por el momento, sin opciones alternativas para Brasil.

A falta de dilucidar una batalla que será larga, la que ayer se perdió fue la de la Bolsa. Los accionistas de Portugal Telecom fueron los grandes perdedores del rechazo a la opa, con una caída del 3,03% en la cotización que deja a la operadora lusa en 9,6 euros, muy lejos de los 10,5 euros ofrecidos por Sonae.

Reticencias y acusaciones ministeriales

El Gobierno portugués tuvo mucho que ver con el inicio de la opa de Sonae sobre PT, pero con el cambio de gestores en la operadora se retiró a un segundo plano. Y lo hizo hasta el punto de que no tomó partido en la opa y se abstuvo en la votación de la junta del pasado viernes. Pero una vez terminada la pugna, su ministro de Obras Públicas, Mario Lino, atacó a Telefónica. A su juicio, resulta 'incomprensible' que la española haya votado a favor de eliminar los blindajes cuando ella también tiene sus estatutos 'blindados'.