CincoSentidos

Bodegamia convierte a sus clientes en enólogos

Revitalizar el sector del vino y promover su consumo es lo que propugna Bodegamia, una nueva empresa que distribuye vinos por internet de 22 denominaciones de origen y de 32 bodegas distintas.

Su original propuesta de lanzamiento consiste en organizar catas y que sean los asistentes los que elijan los mejores caldos. A partir de sus opiniones se elaborará un vino con el nombre de Omnium, bajo la denominación de origen Viñedos de España. Todas las bodegas asociadas podrán utilizar esa marca.

La empresa no pretende convertirse en un club de vinos ni en una gran distribuidora por internet. Sus usuarios no pueden comprar una caja de una determinada marca. Los clientes encargan el envío de 2 a 5 cajas al año a un precio entre 10 y 30 euros y la empresa les envía una caja con distintas marcas y denominaciones de origen. El cliente en ningún momento sabe qué vino le enviarán. 'Lo que queremos es que la gente conozca más vinos y se divierta en casa catándolos. Y, luego, que vayan a la tienda a comprarlos', explicó el presidente y fundador, Gary Bedell, en la presentación de la empresa ayer en Madrid.

Los precios que ofrece Bodegamia son entre un 20% y un 40% más baratos que en las tiendas. Ello es así porque cobran en especie. Las bodegas asociadas les dan el vino a cambio de promocionar su marca en particular y la cultura del vino en general.

Gary Bedell es un ex diplomático canadiense que aterrizó en 1992 en la Expo de Sevilla y allí se quedó. Ahora ejerce de periodista y se muestra enamorado del vino español, que representa 'algo más que un producto. Es un elemento sociocultural'. Ideó Bodegamia, junto a empresarios del sector, para impulsar el consumo mediante una promoción original y las nuevas tecnologías.

En la presentación, el ex diplomático enumeró las carencias de un mercado que sólo representa el 1% de la inversión publicitaria en bebidas en España y cuyo consumo interno disminuye a la par que pierde cuota de mercado en el exterior. 'Nos atrapa el canguro', proclamó Gary, en referencia a que Australia y Chile saben vender mejor sus vinos.

El presidente de Bodegamia criticó a los restauradores que sólo incluyen en la carta aquellas marcas de las que reciben más regalos. Así, a pesar de que España tiene más de 25.000 referencias, en los restaurantes siempre hay los mismos vinos.

Pero no todo es negativo. A pesar de que disminuye el consumo, aumenta la cultura social en torno al vino. Aprovechar ese tirón es la misión que se ha marcado Bodegamia, que espera terminar el año con 1.200 clientes y un volumen de negocio de 700.000 euros.

Los primeros Viñedos de España salen a la calle

La polémica denominación de origen, Viñedos de España, propuesta por el Ministerio de Agricultura, aparecerá ya impresa en algunos vinos en los próximos meses. Viñedos de España tiene la oposición frontal de los productores de vino de Rioja, que consideran que el nombre devaluará en el exterior sus vinos con denominación de origen, ya que España se asociará a productos de menor calidad.

La idea de crear una denominación con el nombre genérico de España persigue entrar en un sector más económico.

'No hay que ser talibán del vino', aseveró ayer a Cinco Días el secretario general de la Federación Española del Vino, Rafael del Rey, que defendió que ambos modelos coexistirán porque van dirigidos a mercado distintos. Del Rey explicó que en el extranjero hay dos elementos que determinan la elección de un vino: el tipo de uva y el país de origen. Sin embargo, una normativa europea impide que los vinos de mesa -los que no tienen denominación de origen- incluyan la añada y el tipo de uva. Bajo Viñedos de España, muchas bodegas podrán sacar al exterior sus vinos con esa información impresa que les dará una mejor imagen.

El fundador de Bodegamia, Gary Bedell, también defendió la oportunidad de una denominación de origen genérica. 'Cuando triunfe, la gente se dará cuenta de que Viñedos de España no es el demonio'.