La batalla energética

Enel dice a la CNMV que trató con el Gobierno su estrategia en España

En una decisión sin precedentes, la CNMV pidió ayer a Enel una relación de los contactos con el Gobierno español previos a la compra de acciones de Endesa. Además, en su intento de descubrir una concertación, le pregunta por sus relaciones con los accionistas de Endesa, algo que Enel negó. Aunque el regulador no ha preguntado a los consejeros de Endesa que tienen acciones qué harán en la junta y en la opa, sí se lo exigió ayer a Enel.

En medio de la estupefacción de Eon, que vio cómo la CNMV tardaba 12 horas en dar señales de vida tras la incursión de Enel en Endesa, el regulador del mercado reaccionaba ayer con un duro requerimiento a la empresa italiana solicitándole una detallada información desglosada en ocho puntos. Además de preguntarle cuándo, cómo y por qué medios había tomado la decisión de entrar en Endesa, el órgano que preside Manuel Conthe le pidió detalles sobre sus intenciones futuras: hasta qué porcentaje quiere llegar y si pretende participar en la gestión de Endesa y en sus órganos de decisión.

Pero la más llamativa, porque no hay precedentes al respecto, fue la petición 'de una relación de todos los contactos o conversaciones (..) de Enel o sus directivos' con 'personas o instituciones españolas, públicas o privadas' previos a su decisión de comprar el 9,9% de Endesa. Junto a esta reclamación, y con la intención de investigar una posible concertación, la Comisión preguntaba a Enel si 'ha mantenido relaciones escritas o verbales, ha actuado concertadamente, o mantiene pacto verbal o escrito con algunos de los accionistas significativos de Enel'.

En este último caso, como también reiteró ayer Acciona a este diario, la eléctrica italiana negó todo contacto, pacto o relación con 'ninguno de los accionistas de Endesa'. En cuanto a los contactos políticos, Enel asegura que 'desde el 8 de enero de 2002', fecha en la que entró en el mercado español con la compra de su filial Viesgo, el grupo 'mantiene contactos y relaciones con organismos, instituciones y autoridades del sector (..) con el fin de gestionar y de desarrollar su propia actividad en España'.

El regulador del mercado nunca había pedido antes explicaciones de contactos entre las empresas y el Gobierno

El grupo que dirige Fulvio Conti no descarta comprar más acciones de la eléctrica española 'con derivados'

Y ya en el mes de febrero, el consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, junto con su asistente Javier Anzola y el consejero delegado de Enel Viesgo, Miguel Antoñanzas, 'se reunieron el día 16 de dicho mes con el ministro de Industria, Joan Clos y con el director de la Oficina Económica de Presidencia, David Taguas'. En estas reuniones, continúa Enel, 'se trataron asuntos relativos al posicionamiento de Enel en España, donde tiene un 4% del mercado, y, en particular, al crecimiento orgánico' de sus filiales (Enel Viesgo Generación y Electra de Viesgo Distribución), su participada Eufer, sociedad de energías renovables que comparte con Fenosa, así como otros aspectos de tipo regulatorio. Por su parte, ayer el ministro de Industria. Joan Clos, reconoció que 'hace unos días' mantuvo una reunión 'ordinaria' con representantes de Viesgo, la filial española de Enel, pero negó tajantemente que en ese encuentro se plantearan la entrada de la eléctrica italiana en el capital de Endesa.

Fuentes jurídicas consideran 'extraña' la petición de Conthe, pues estos contactos 'pueden ser importantes desde un punto de vista político, pero no devienen en ninguna consecuencia legal en el mercado'.

Otra petición que resultó sorprendente para Enel, que tardó pocas horas en remitir su escrito de contestación, fue la relativa a las intenciones de la italiana respecto al orden del día de la junta extraordinaria de Endesa del 19 de marzo, en la que se someterá a escrutinio el levantamiento de los derechos de voto, y sobre la propia opa de Eon. En ambos casos, Enel aseguró que 'aún no ha tomado una decisión'.

La sorpresa se deriva del hecho de que la CNMV no ha exigido hasta ahora a ningún accionista de Endesa (no sólo a Acciona, sino a los que están sentados en el consejo, como Caja Madrid, que estaría obligada por ley a pronunciarse) que den cuenta sobre las citadas intenciones.

La italiana gestionará Endesa según la posición que consiga

Una de las múltiples preguntas que la Comisión del Mercado de Valores formuló ayer a Enel, un día después de comprar un 10% de Endesa y de comunicar su deseo de alcanzar el 24,9%, se refería a las intenciones de la eléctrica pública italiana de 'participar en la gestión de Endesa y en sus órganos decisorios'.

En este sentido, respondió que 'la posibilidad e intención de Enel de participar en la gestión de Endesa y de sus órganos institucionales, dependerá, en particular, de la dimensión relativa de la participación' que finalmente adquiera. Los abogados de la eléctrica trabajaron ayer contrarreloj para presentar un escrito en el que el nuevo accionista de Endesa confirma que la compra la realizó a través del banco de negocios UBS entre las 18,22 de la tarde del martes y las 18,55, a 39 euros por acción y que, 'por el momento, no ha suscrito ningún contrato de derivados, futuros, equity swap u otro similar, que tenga como subyacente acciones de Endesa'. Sin embargo, la compañía no descarta 'hacerlo en un futuro', añadió.

En estos momentos, en tanto no recibe la autorización de la CNE para comprar más del 10%, Enel podría comprar acciones hasta el 24,9% (límite para lanzar una opa total) mediante contratos a futuro, que dejaría aparcadas hasta recibir el permiso definitivo. Algo parecido a lo que hizo la propia Acciona.