Componentes

Zapatero y Chaves intentan que Delphi siga operando en Cádiz

Gobierno y Junta de Andalucía coinciden en que el cierre de Delphi es ilegal y no responde a criterios de inviabilidad de la planta, por lo que centrarán sus esfuerzos en mantener el grueso de la actividad de la firma en Cádiz. Las prioridades las sellaron ayer Zapatero y Chaves durante una reunión en La Moncloa, mientras que la multinacional anunció que duplicó sus pérdidas en 2006, hasta los 4.198 millones.

Las Administraciones central y autonómica andaluza lucharán en primer lugar por evitar la marcha de Delphi de Puerto Real. Tras su reunión con José Luis Rodríguez Zapatero en la Moncloa para la puesta en marcha del Estatuto andaluz, Manuel Chaves apostó ayer por garantizar el mantenimiento de la actividad productiva y de los empleos. El presidente andaluz dijo contar con 'toda la colaboración necesaria' por parte de Rodríguez Zapatero para buscar una solución que sea 'razonable' y que tenga el consenso de los sindicatos.

En la misma tesis abundó el ministro de Industria, Joan Clos, quien aseguró que dos de las tres divisiones que integran la factoría de Delphi en Puerto Real 'pueden ser rentables', porque tienen demanda de los productos que fabrican. En declaraciones a la Cadena SER, explicó que la planta andaluza se dedica a la producción de amortiguadores, rodamientos y direcciones, y que sólo la primera de ellas 'tiene problemas serios'. El titular de Industria mostró así sus esperanzas de que Delphi se replantee su decisión de cerrar la planta, anunciada el pasado jueves. 'Teniendo en cuenta que dos de las tres divisiones pueden ser rentables, queremos saber toda la información para ver qué posibilidades hay de mantener al menos estas dos divisiones', dijo.

Clos lanzó una advertencia a los directivos de la multinacional estadounidense, al indicar que si las reestructuraciones 'se hacen de una forma imprevista y sin previo aviso', las autoridades laborales tienen todo el derecho a actuar. 'Y eso es lo que haremos', sentenció. 'Hay que proteger a los trabajadores y las leyes están hechas para eso. Algunas empresas acostumbradas a los usos estadounidenses consideran que estas protecciones son excesivas', dijo.

Por su parte, el fabricante de componentes para automóviles registró unas pérdidas netas de 5.500 millones de dólares (4.198,4 millones de euros) durante el pasado ejercicio, lo que se traduce en un incremento del 129% en comparación con sus números rojos de 2005, informó ayer la compañía. La firma estadounidense explica que dentro de estas pérdidas se incluyen los 2.290 millones de euros que supondrá la puesta en marcha de su plan de reestructuración en Estados Unidos, que afectará a 20.000 trabajadores. El director financiero de Delphi, Robert Dillinger, detalló que sin contar con esta partida, las pérdidas de la compañía se mantendrían en los mismos niveles que en el ejercicio anterior. Asimismo, explicó que los beneficios no volverán hasta que Delphi no complete 'el costoso' plan de reestructuración en Estados Unidos. Las ventas del pasado año, 20.152 millones de euros, cayeron un 1,85%.

En la Bahía de Cádiz prosiguen las protestas y concentraciones mientras se prepara la gran manifestación que tendrá lugar mañana día 1 de marzo y a la que están llamados todos los ciudadanos.

Denuncian desvío de tecnología a Polonia

Las sospechas de deslocalización que ha venido denunciando la plantilla en el caso de Delphi volvieron ayer la palestra. El parlamentario de IU por Cádiz, Ignacio García, sostiene que desde la fábrica de Delphi en Puerto Real se han trasladados máquinas y tecnologías subvencionadas por la Junta a otras factorías como la de Polonia. Por ello pidió a la Administraciones que investiguen 'profundamente, sin descartar responsabilidades legales por parte de algún miembro de la dirección'. Se trata, a su juicio, de 'una auténtica operación de ingeniería especulativa'.