Finanzas

La cajas crean una financiera con 150 millones para avalar créditos a empresas

Las cajas van a crear una financiera, con más de 150 millones de capital social, para competir con los bancos por los grandes préstamos a empresas. Esta sociedad conjunta avalará operaciones de gran calado que, previamente, deberán ser aprobadas por una nueva división de gestión de riesgos de la CECA.

La finalidad del proyecto, que podría estar listo antes del verano, es facilitar a las cajas de ahorros la entrada en el segmento de créditos a empresas. 'No se trata de prestar más, sino de prestar mejor', explicó ayer el director general adjunto de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José Antonio Olavarrieta.

El proyecto Afianza, que está pendiente de las autorizaciones del Banco de España y el ministerio de Economía, tiene dos vertientes. En primer lugar, se creará una nueva división en la CECA para analizar el riesgo de las operaciones que les presenten las entidades. 'Así las cajas tendrán un doble control de riesgos, uno interno, y otro externo totalmente independiente', explica Olavarrieta.

En segundo lugar, la CECA está promoviendo la creación de un establecimiento financiero de crédito que avalará los préstamos a empresas, que hayan recibido el visto bueno de la nueva división de riesgos de la CECA.

El capital social que aportarán las cajas rebasará, probablemente, los 150 millones de euros. Aunque todavía no se sabe cuántas cajas de ahorros serán socios en Afianza, Olavarrieta señala que hará falta 'un mínimo de 12' para que la inversión no 'consuma demasiados recursos propios'. Varias entidades ya han mostrado su interés y la propia CECA ha adelantado que estará en el capital.

Requisitos de capital

La voluntad de las cajas de hacerse fuertes en el segmento de grandes préstamos a empresas, un terreno tradicional de los bancos, no es la única explicación para esta iniciativa. A la necesidad de diversificar su 'hipotecada' cartera de préstamos, se añade las exigencias de los nuevos requerimientos de capital que impone Basilea II. La nueva regulación internacional de la materia conlleva una mayor utilización de los recursos propios. 'Con el aval de Afianza, una caja podrá cubrir un crédito en 120%, y utilizar tan solo un 20% de los recursos que antes debía utilizar', explica Olavarrieta.

Por otra parte, el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás criticó ayer en Jaén las luchas entre políticos en la renovación de los órganos de gobiernos de las cajas. Para Quintás, estas disputas deberían ser 'algo anecdótico'.

El presidente de la CECA se pronunció en estos términos pocos días después de que la renovación de consejeros provocase intensos enfrentamientos en dos cajas: la CAM y Unicaja. En el primer caso, la disputa se produjo entre dos facciones del Partido Popular y, en el segundo, por la designación del diputado popular Manuel Atencia como vicepresidente de la entidad.