Ley Antialcohol

La trayectoria de las bodegas cotizadas mejora

La vinícola CVNE subió un 9,05 % en la última semana, su mayor crecimiento desde el año 2002

El Gobierno se batió en retirada ante las protestas del sector vinícola y la ley antialcohol no verá la luz, al menos, esta legislatura. Las bodegas que cotizan en Bolsa respiraron y CVNE recibió la noticia con una subida del 9,05% la semana pasada. Es su mayor crecimiento desde diciembre de 2002 y alcanzó la cota de los 16,50 euros, a diez céntimos de su máximo histórico.

Aunque la relación entre la retirada de una ley que pretendía restringir la publicidad del vino y la subida de CVNE parece lógica, desde Fortis, Javier Ruiz no lo ve tan claro. Según él, la aprobación de esta ley hubiera dañado sobremanera el sector vinícola. Sin embargo, no está tan seguro de que su retirada haya incidido directamente en las cotizadas.

Sea como sea, CVNE, que elabora y comercializa vinos de la Rioja, se aupó, inesperadamente, en el ranking de las empresas más alcistas de la semana. Sólo la inmobiliaria Montebalito superó a la compañía vinícola, que cotiza en el mercado fixing.

Sin embargo, otras del sector registraron crecimientos más modestos. Barón de ley, la bodega más grande que fluctúa en el continuo, cerró el viernes con un crecimiento semanal del 0,6%. Bodegas Riojanas se quedo con un aumento aún menor, 0,1%. En medio de la tendencia alcista, la única que desentonó fue Federico Paternina, cuyas acciones cayeron un 2,81%.

A pesar de las dudas que sembró la cruzada contra el alcohol de la ministra de Sanidad, Elena Salgado, los resultados de las empresas del vino en Bolsa son positivas en lo que va de año. Las mejores son Federico Paternina y CVNE, que han ganado, desde enero, un 6,6% y un 6,4% respectivamente. Barón de Ley se ha revalorizado un 2,5% y Bodegas Riojanas se ha quedado con un humilde incremento del 0,8%.

Los buenos resultados no pueden ocultar que el sector vinícola está viviendo unos años difíciles, a pesar de ganarle la batalla a Salgado. Los últimos datos del Ministerio de Agricultura indican que el consumo de vino en los restaurantes ha caído un 9% de enero a septiembre de 2006 respecto al mismo periodo del año anterior. Los más perjudicados han sido los vinos de denominación de origen, cuyo consumo en hostelería se ha derrumbado un 17%. La causa, según productores y restauradores, es que el nuevo carné por puntos ha cambiado el hábito de los consumidores.

En la Bolsa, Federico Paternina y Bodegas Riojanas han sufrido en los últimos doce meses, una caída del 4,2% y del 2,9%. La otra cara de la moneda es CVNE que ha logrado subir un 28,1%.

Un dato positivo para el sector es que una parte de lo que se pierde en los restaurantes se gana en el consumo de vino en el hogar, lo que atenúa la caída del consumo total en España.

Por otra parte, aumentan las exportaciones de los vinos de denominación de origen. De enero a noviembre de 2006 han subido un 3,2% respecto al año anterior.