Telefonía

La sueca Tele2 supera los 100 millones de pérdidas acumuladas en España

Tele2 llegó a España con una estrategia de mínima inversión y gasto, con el objetivo de apurar la rentabilidad. Pero más de un lustro después de su aterrizaje la sueca ha acumulado ya más de 100 millones en números rojos.

No es la operadora extranjera que más pérdidas acumula en su aventura española. Ese título está en manos de France Télécom, con Orange, y es difícil que nadie llegue nunca a discutírselo. De hecho, Tele2 era la telefónica más comedida en este campo; primero, porque llegó a territorio nacional más tarde que otras, y, segundo, porque su estrategia de estructuras ligeras e inversión sólo en publicidad minimizó los números rojos durante mucho tiempo.

Pero esta política no le ha impedido a la operadora sueca entrar en la primera división de pérdidas por su actividad en España. Tras cinco años auditados en el negocio, el balance de Tele2 refleja que, por primera vez, el déficit acumulado supera los 100 millones de euros.

Las cifras que han disparado los números rojos han sido las de 2005. Fue el año en que Tele2 cambió de forma radical su estrategia y decidió apostar por la inversión y el desarrollo de infraestructuras. Lo hizo con la compra de Comunitel, por la que desembolsó casi 118 millones de euros y respondió ante otro casi tanto de deuda.

Gastos al alza

El problema de Tele2, sin embargo, no fueron estos pagos, sino los resultados operativos de ese año de su filial española y su reciente adquisición, Comunitel.

Según las últimas cuentas registradas de Tele2 España, en 2005 los ingresos aumentaron un 16% y se situaron en 118,24 millones. El alza hubiera sido considerable si los gastos no se hubieran incrementado a mucho mayor ritmo, lo que disparó las pérdidas de explotación y los números rojos netos. Según la compañía, fueron los costes de adquisición de clientes los responsables principales del aumento de los gastos y a ello se añadió una provisión de ocho millones por las pérdidas de Comunitel, a pesar de que Tele2 ha decidido no consolidarla en sus cuentas.

Al final, el resultado son unas pérdidas de 14,5 millones de euros en Tele2, lo que implica una subida del 148% con respecto al ejercicio anterior. Puesto que hasta 2004, la compañía arrastraba unas pérdidas acumuladas en España de 86 millones, las de 2005 llevaron el total por encima de 100 millones.

A ello hay que añadir ese año la parte en la que Tele2 ya era responsable de Comunitel, más allá de la provisión contabilizada en sus cuentas. La compra se anunció en julio de 2005 y se formalizó a 30 de septiembre, así que tres meses fueron de operativa conjunta. Y tampoco ese ejercicio fue el más positivo para Comunitel. La operadora de origen gallego elevó su cifra de negocios un 11% y también disparó sus gastos. Por ello, las pérdidas de explotación casi se triplicaron, aunque un crédito fiscal logró reducir las pérdidas netas a 47,8 millones. Aun así, la subida fue del 161%. En contra de Comunitel ha jugado el cambio de criterio contable que ha impuesto Tele2 para alinear a su nueva filial con el resto de sus participadas. Ha habido amortizaciones aceleradas y otros gastos extraordinarios que han dado lugar a un aumento de los números rojos.

Si se unieran las cifras de las dos posesiones de Tele2 en España, la facturación conjunta sería de 286,7 millones, con pérdidas de 62,3 millones, 2,6 veces más que en 2004, aunque algunas de ellas desaparecerían con la consolidación.

El auditor eleva aún más los números rojos

Tele2 España es la matriz de Comunitel, dueña del 99,96% del capital, pero decidió no hacer un grupo consolidado, así que cada una formuló en 2005 cuentas por separado. A pesar de ello, ambas tienen en su auditoría la misma salvedad. Deloitte considera que Comunitel 'ha incumplido' los principios y normas contables al apuntarse créditos fiscales cuando existen dudas 'acerca de su recuperación futura'. Por ello, el auditor remarca que las pérdidas de Comunitel deberían descontarlos y elevarse en 70 millones más.

Esta salvedad, con todo, afecta poco a la operativa de la compañía y supone una salvaguarda para el futuro. Y es que, siempre que Tele2 y Comunitel sigan operando y obtengan beneficios, significa que cuentan con créditos fiscales para no pagar impuestos durante muchos años. Según el plan de negocio de la compañía, los números negros podrían empezar a llegar este mismo año, ya que se espera lograr el primer beneficio operativo.