Construcción

Joaquín del Pino sale del holding familiar que controla Ferrovial

La familia del Pino se separa en sus actividades de inversión. Joaquín del Pino, uno de los cinco hijos del fundador de Ferrovial, abandona el holding Portman Baela a través del cual la familia controla la constructora. Así lo reflejan los datos sobre esta sociedad en el informe de gobierno corporativo de la filial de autopistas y aparcamientos Cintra enviado a CNMV.

La salida de uno de los hermanos de Rafael del Pino y Calvo-Sotelo, presidente de Ferrovial y de Cintra, es consecuencia de la reorganización de sociedades patrimoniales que la familia decidió el año pasado. Según comunicaron en noviembre, Casa Grande de Cartagena vendió el 17,8% que tenía en Ferrovial a la otra instrumental, Portman Baela, que ahora agrupa la participación total de la familia en el grupo de construcción y servicios, un 58,3%.

Casa Grande de Cartagena logró 1.462 millones con la transacción y la decisión fue centrarla en invertir en cotizadas. Ya tiene el 5% de Indra, el 5% de Ebro Puleva, el 5% del Banco Pastor y de Acerinox y de Gamesa. Los valores ligados con la energía están en el foco de las inversiones que puede acometer Casa Grande de Cartagena.

FERROVIAL 27,18 0,07%

A finales del año pasado, esta sociedad seguía englobando al fundador de Ferrovial y a todos sus hijos (Rafael, María, Fernando, Leopoldo y Joaquín). Un portavoz de la familia no pudo confirmar a este diario si esta situación permanecía inalterada. En septiembre del año pasado, María del Pino entró en la ejecutiva de Ferrovial en sustitución de su hermano Fernando.