Mercados

Los impagos de deuda especulativa caen al mínimo en 25 años

Los impagos de emisores de deuda especulativa cayeron al nivel más bajo de los últimos 25 años en 2006, según concluye el informe anual de Moody's. La tasa remitió al 1,57%, frente al 1,8% de 2005. Una baja morosidad que ha suavizado aún más las facilidades de financiación que explican la avalancha de movimientos empresariales.

Los impagos de deuda especulativa caen al mínimo en 25 años
Los impagos de deuda especulativa caen al mínimo en 25 años

Los bajos tipos de interés, el estrechamiento de los diferenciales de tipos, la elevada liquidez y la fortaleza de las emisiones de deuda ha permitido que los impagos se mantuvieran en 2006 en niveles bajísimos históricamente, según explica Moody's.

Los impagos de deuda especulativa cayeron del 1,8% al 1,57%, lo que supuso el quinto año consecutivo a la baja y el mínimo desde 1983. Una cifra, además, menor a la media anual del 4,9% y muy inferior al máximo de 10,59%. Los impagos tan sólo han estado en niveles inferiores en la época anterior al desarrollo de la deuda de alto rendimiento (ver cuadro).

Los impagos de deuda corporativa, por otra parte, se situaron en el 0,54% en 2006 frente al 0,65% del ejercicio anterior, el nivel más bajo desde 1996.

Moody's prevé que la tasa de impagos pase del 1,57% de 2006 al 3,07% este año

'Los tipos de interés y el crecimiento económico han permitido una actividad comercial y unos resultados que reducen la morosidad', comenta Cristina de Torres, senior manager de PricewaterhouseCoopers.

Una tendencia que acentúa la escasa aversión al riesgo que existe en el mercado en el momento actual y que ha facilitado también la escalada reciente de las Bolsas. 'Los inversores demandan rentabilidades y eso ha provocado una necesidad de asumir mayor riesgo. Todo está relacionado. El hecho de que los tipos estén bajos ha facilitado a las empresas obtener buenos resultados, emitir deuda a tipos bajos, quiebras menores y un incremento de operaciones corporativas', explica Joaquín Casasús, socio director de Abante Asesores.

Una opinión con la que coinciden otros expertos. 'Se aprecia una caída de la prima de riesgo. Esto lo facilita por un lado que menos compañías quiebren y por otro que se animen los movimientos empresariales. Cuando las estadísticas de impagados caen los banco liberan provisiones y aumenta la liquidez. Las financiaciones son más atractivas. Esto afecta al emisor de deuda y al comprador', comenta Roger Ramos, director general de Fortis Banca de Inversión.

El problema que entraña la situación actual es que debido a la mayor complacencia de los inversores hacia el mercado, el estrechamiento de los diferenciales de tipos de interés a niveles nunca vistos ha provocado que productos que antaño podían parecer de mayor riesgo han perdido en cierto modo esa cualidad. 'Los modelos de riesgos ahora permiten asumir más riesgos porque ahora los activos son menos volátiles. Parece que los inversores no tienen miedo. Se compra deuda de poca calidad porque se cree que el riesgo es mínimo', añade Casasús.

Los riesgos para el mercado pueden llegar si ese círculo virtuoso, es decir, esa mayor asunción de riesgo que deriva en un mayor apalancamiento se pueda dar la vuelta si se produce algún detonante. Así, si de pronto las quiebras empiezan a ocurrir, los diferenciales de tipos aumentarán y los emisores de deuda que hasta ese momento disfrutaban de unas condiciones de financiación cómodas comenzarán a ver que se les exigen tipos más altos. De momento, no obstante, el optimismo domina en el mercado. 'Se han desarrollado instrumentos de renta fija que permiten que el riesgo esté cada vez más diversificado', añade Casasús.

Moody's, no obstante, augura un incremento de impagos que provoque que la tasa pase del 1,57% de 2006 al 3,07% en 2007. Un nivel aún bajo en términos históricos. 'Se pasará de una media de 2,5 impagos al mes a 5 en 2007', concluyen.

Estados Unidos es la región más afectada

¦bull; 30 emisores de deuda calificados por Moody's sufrieron impagos en 2007 por un total de 10.400 millones de dólares (7.940 millones de euros) frente a los 34 que lo hicieron en 2005 por 41.000 millones de dólares (31.298 millones de euros). Del total, 26 impagos correspondieron a emisores estadounidenses por un valor de 9.100 millones de dólares (6.947 millones de euros).

¦bull; El sector de la automoción sufrió el mayor volumen de impagos al ascender a 2.800 millones de dólares (2.137 millones de euros). Dana Corporation y Dana Credit Corporation sufrieron el mayor impago, valorado en unos 1.450 millones de euros.

¦bull; La tasa media de recuperación para los impagos de bonos de todas las categorías mejoró en 2006.

¦bull; Los inversores tan sólo perdieron 32 puntos básicos debido a los impagos de deuda corporativa en 2006, el nivel más bajo hasta la fecha. Una cifra inferior, además, a los 36 puntos básicos de 2005.