Lourdes Fernández

'El coleccionismo español tiene que madurar porque es más joven'

Se estrena en un excelente momento para el arte contemporáneo. El coleccionismo es uno de sus retos.

Su formación en el ámbito de la gestión cultural y su trayectoria profesional (15 años en la Galería Marlborough de Madrid, otros nueve en la Galería de Arte DV de San Sebastián, además de estratega de la Colección Artística ABC-Vocento) hicieron de ella candidata ideal para dirigir una de las grandes ferias internacionales de arte contemporáneo. Su primer Arco ya da una idea de la feria que le gustaría tener a partir de 2008, con especial atención al coleccionismo, una mayor calidad e internacionalización. Contagiada del optimismo del mercado, Lourdes Fernández confía en superar el aumento del 13% en las ventas de la pasada edición.

¿Se van a apreciar cambios en la actual edición?

Sí. Hemos trabajado en torno a tres ejes fundamentales: internacionalización, alta calidad y coleccionismo, institucional y privado.

'Todo lo que sea conocimiento es bueno para formar una colección'

¿Es la estrategia para competir con otras ferias, como Londres o Miami?

La palabra competir no me gusta, somos diferentes. Lo que sí creo es que a través de esas estrategias conseguiremos estar en una posición muy buena en el mercado internacional.

Arco abre sus puertas una semana después de subastas históricas en arte contemporáneo. ¿Cómo afectará a la feria?

Nos beneficia enormemente. Hay un positivismo que es contagioso y real. Todos sabíamos la excelente situación que atravesaba el mercado, las subastas lo confirman justo una semana antes de la inauguración.

El año pasado las ventas aumentaron un 13%, ¿tiene una previsión para la actual edición?

Personalmente, espero superar la cifra.

La inversión en arte en España siempre parece escasa.

En el mercado español se invierte dinero en arte. El coleccionismo ha crecido con Arco muchísimo, aunque tiene que madurar porque es más joven que en otros países.

Entre sus retos está potenciar el coleccionismo institucional, ¿está satisfecha con los compromisos alcanzados?

Como feria podemos hacer una labor importante, en la medida en que catalicemos las inversiones de las instituciones en Arco. La feria funciona en la medida en que los galeristas vendan. El Ministerio de Cultura, el Musac, la Fundación Arco, el Centro Galego de Arte Contemporánea son algunas de las instituciones que han anunciado adquisiciones en Arco. Pero hay otro tipo de compromisos, no sólo de compra, sino con el arte. Por ejemplo, el Santander Central Hispano contará por primera vez con un stand en la feria y acaba de inaugurar una exposición de arte contemporáneo coincidiendo con la inauguración de Arco.

¿La organización de ferias paralelas perjudica a Arco?

Si tienen un producto distinto, no nos afecta. Si las otras ferias tuvieran los mismos objetivos, el mismo sistema de selección y el nivel de calidad, sí, pero no es el caso.

Su predecesora defendía el papel de la educación en la formación de colecciones. ¿Lo comparte?

El arte es pasión y conocimiento. Todo lo que sea aportación al conocimiento es buenísimo para formar una colección.

Este año Corea y el próximo, Brasil, ¿es partidaria de seguir manteniendo el país invitado?

Facilitar la presencia en la feria de galerías extranjeras está bien. De hecho, Austria, país invitado en la pasada edición, fue un éxito, tanto que las galerías repiten. Contribuye a que ciertos países invitados puedan repetir en futuras ediciones. Soy partidaria de una presencia apoyada por la feria con invitación especial, aunque igual no con ese nombre de país invitado.

¿Compra en Arco?

Sí.