Moda

El sector textil diseña su nuevo modelo

La moda española sigue al alza. Y así lo constatan no sólo los diseños que desfilan estos días en la Pasarela Cibeles, sino también las cifras: la facturación de la distribución textil registrada en España el año pasado ascendió a 22.460,33 millones de euros, un 2,21% más que el dato de 2005. También el empleo creció, un 0,5%, hasta alcanzar las 224.231 personas trabajando en el comercio de ropa, según el informe anual realizado por la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex). Cada familia española gastó el año pasado una media de 1.881 euros en ropa, un 2,21% más. Y todo ello con un modelo que avanza hacia un mayor peso de las cadenas especializadas y outlets y menor de las tiendas multimarca.

Sin embargo, no todo son luces en la industria. La cifra de ingresos del sector textil/confección cayó el 6% hasta los 10.950 millones de euros y el empleo se redujo un 8,15%, hasta alcanzar 205.0000 trabajadores, conforme a las cifras ofrecidas por Cityc (Centro de Información Textil y de la Confección).

El presidente de Acotex, Hilario Alfaro, señaló ayer que 'la dificultad para contratar nuevos empleados' es uno de los problemas principales del sector hasta el punto de que en ocasiones no se abren nuevos establecimientos de venta, especialmente en los grandes núcleos de Madrid y Barcelona. Pese a este obstáculo, el número de tiendas minoristas se situó el año pasado en 73.160 frente a los 72.069 del año anterior. Hace 10 años, en España había 67.100 puntos de venta.

Las familias gastan más en ropa

El boom registrado mucho tiene que ver con la importancia que las familias españolas conceden a la moda en su cesta de la compra. Así, según el informe de Acotex, el dinero destinado a ropa en las familias ha pasado del cuarto lugar en la distribución del presupuesto registrado en 2005 hasta el tercero en 2006, con el mismo volumen que en servicios médicos y sanitarios, esto es, el 10% del total de gasto. Por delante se sitúa la vivienda (32%); alimentación, bebidas y tabaco (25%) y, por debajo, transporte y comunicaciones (8%) y esparcimiento, enseñanza y cultura (7%).

Por habitante, Madrid es la comunidad autónoma que se sitúa en cabeza del gasto anual por habitante en textil, con algo más de 701 euros de media, mientras que a la cola está Extremadura con 424 euros.

Las cadenas textiles especializadas se sitúan como el formato con más pujanza el año pasado: pasó de un 24% de cuota de mercado en 2005 hasta el 27% en 2006. También los outlet o factory mejoraron su posición relativa, aunque su presencia es aún pequeña, al crecer del 5% al 6%. Los grandes perjudicados en el año fueron las tiendas multimarca, que redujeron su porcentaje de mercado del 34% al 32%. Mientras, los híper y supermercados permanecieron constantes en el 20% y los grandes almacenes, en el 15%.

La facturación del sector en centros comerciales también ganó influencia. Pasó de los 6.457 millones de euros (29,4% del total) registrado en 2005 hasta los 6.891 millones (30,68%) del año pasado.

Pérdidas de 72 millones por falsificaciones

La sexta edición del informe de comercio textil apunta también al problema del mercado de falsificaciones. El presidente de Acotex, Hilario Alfaro, pidió ayer que se aumenten los 'medios policiales y judiciales' para luchar contra las imitaciones de marca y productos textiles, que en 2005 supusieron pérdidas de 72 millones para la industria, un dinero que, a su juicio, financia otras actividades ilegales.

Por sectores, el textil supone el 40,9% de las intervenciones; marroquinería y complementos el 9,5% y calzado, el 13%.

En cuanto a las pérdidas desconocidas, el 83% se produce en tiendas y el 12% en centros de distribución, según datos de Aecoc recogidos en el estudio. Un 51% son hurtos externos y un 30% internos, mientras que el 19% restante se atribuye a errores administrativos.