CincoSentidos

El masaje 'shiatsu' y el diseño italiano en un mismo sillón

En una casa, el sillón de masajes se reconoce a primera vista. Son feos, toscos y no casan con el resto de mobiliario. Y es que diseño y comodidad no siempre van de la mano. Los sillones de masajes son, obviamente, cómodos y relajantes, pero suelen descuidar la estética. Y viceversa. El diseño está más preocupado en la harmonía de las líneas que en el uso que se le da al producto.

Ahora, la empresa Keyton y el diseño italiano, de la mano de Giugiaro Design, trabajan en paliar este déficit. Ambas compañías intentarán unir la relajación del masaje oriental shiatsu con el preciosismo del diseño italiano.

Si lo logran o no, se sabrá a principio de 2008, cuando se empiece a comercializar el producto. Ellas, las empresas, están seguras de su éxito y alardean de que será el sillón de masaje del futuro.

Keyton lleva desde 1989 ideando sillones y en 1993 patentó el primero que incluía un pequeño robot para hacer masajes. Hoy, Keyton -la empresa toma el nombre de su fundador y presidente de la compañía- está presente en 84 países.

Los estudios Giugiaro Design han creado productos desde lámparas hasta lavadoras. Y han ideado para empresas como Nikon, la suiza Swatch o el equipo de Fórmula 1, Sauber.