Directivos

Universidad y empresa aún están lejos

Universidad y empresa tratan de acortar distancias y facilitar la inserción laboral de los graduados, que se quejan de esa dificultad.

La pregunta es sencilla: ¿los titulados universitarios salen preparados para enfrentarse al mundo profesional? Parece ser que no. Aunque los conocimientos son la base de la formación universitaria y lo más importante a la hora de acceder a un puesto de trabajo, los tiempos que corren requieren mucho más. Empresas y universidades tratan de acortar distancias y adaptar de manera efectiva las necesidades y responsabilidades sociales de cada institución. El estudio Las competencias profesionales en los titulados. Contraste y diálogo Universidad-Empresa, elaborado por la consultora Accenture y la plataforma Universia, que agrupa a casi un millar de universidades de España y Latinoamérica, trata de dar respuesta a este problema. El objetivo del informe es determinar la desviación, en términos de competencias y habilidades profesionales, entre lo que las empresas demandan de los recién titulados y la oferta real de estas capacidades en el mercado de trabajo.

'Han cambiado el mundo y las personas y, por tanto, las necesidades son diferentes. La competitividad global, cambiante y dinámica nos hace preguntarnos si se prepara a las personas para enfrentares al mundo laboral', declaró Vicente Moreno, presidente de Accenture, durante la presentación del estudio, que tuvo lugar en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid. Moreno destacó la importancia de una buena adecuación universitaria al entorno laboral y la necesidad de ayudar a los jóvenes titulados en su camino hacia la inserción laboral.

El trabajo de investigación contrasta las visiones, opiniones y tendencias que tienen las empresas, los responsables universitarios y los titulados, sobre la valoración de las competencias profesionales como factor clave en el acceso al mercado laboral. 'Actualmente existe déficit de competitividad y de dinamismo. El dicho ya les formará la vida debería ser tomado hoy como una ofensa. No podemos permitir que los universitarios no salgan formados de la Universidad, que es para lo que entran', afirma el consejero delegado de Universia, Jaume Pagès.

Los idiomas constituyen una competencia profesional más valorada por los docentes y las empresas que por los universitarios

Docentes satisfechos

Una de las conclusiones del informe es la importante diferencia entre la satisfacción que muestran los docentes y la que declaran los universitarios respecto a la formación recibida (89% y 50% respectivamente). Además, también hay una gran discrepancia entre la percepción positiva general que tienen los docentes respecto al desarrollo de competencias de los universitarios (77% satisfechos) frente a la que tienen las empresas, bastante menos positivas (44% satisfechas).

Según los resultados obtenidos, los tres colectivos analizados coinciden en que las habilidades personales y profesionales son el elemento más importante para facilitar el acceso al mercado laboral de los titulados universitarios. Sin embargo, como se ha señalado, las empresas muestran un bajo nivel de satisfacción en relación a esta cuestión.

Por otra parte, docentes y organizaciones tienen una opinión muy parecida en cuanto a las competencias más importantes o necesarias. La motivación, la capacidad de adaptación, la orientación a la calidad, la iniciativa personal, las habilidades de comunicación, así como de integración en un equipo, son algunas de las más destacadas. A éstas se suma también la necesidad de conocer idiomas, menos valorada por los estudiantes en comparación con los demás sectores. Los alumnos son conscientes de que existen algunas dificultades en su adaptación al entorno laboral. Para ellos, la capacidad de comunicación, la relación con los demás y el trabajo en equipo, son las habilidades básicas.

Ramón Capdevila, adjunto al consejero delegado de Universia y uno de los ponentes en la presentación del informe, estableció algunos de los motivos por los que la adecuación de los estudios universitarios a las necesidades de las compañías es ahora uno de los puntos clave para el desarrollo profesional. En este sentido, trató de hacer una radiografía del mercado de trabajo en el año 2010, en el que aspectos como la globalización, las nuevas tecnologías, la inmigración, los cambios organizativos o la escasez de trabajadores afectarán sobremanera al tejido empresarial español. Desde el punto de vista universitario, el final del proceso de convergencia europea, las modificaciones en los títulos de grado y posgrado y la búsqueda de un modelo basado en el desarrollo de competencias y atributos profesionales, también marcarán el futuro de la relación Universidad y empresa.

'Nos encontramos ante un doble reto. Por un lado, el tejido empresarial va a requerir profesionales capaces de trabajar en entornos dinámicos y en constante proceso de cambio; por otro, es necesario encontrar un equilibrio entre la formación universitaria y las competencias profesionales de los titulados', señala Capdevila. Entre las propuestas planteadas por las empresas consultadas para la elaboración del trabajo de investigación que han presentado Accenture y Universia destacan la necesidad de 'extender, potenciar y estructurar mejor los programas de prácticas en empresas, comprometiendo a todas las partes con objetivos claros, medibles y compartidos'. También es importante 'participar conjuntamente en el diseño de los planes de estudio, de manera que se adapten más a la realidad cotidiana de la empresa' y 'facilitar la participación en actividades universitarias de profesionales y directivos del ámbito empresarial'.

La empresa es quizá, de los tres colectivos analizados, el que mejor conoce las necesidades y demandas que hay en las organizaciones a la hora de realizar una selección de candidatos para un puesto de trabajo. Diego Sánchez de León, socio de Accenture, una de las compañías líderes en contratación en España, explicó algunas de las habilidades que más se valoran en un proceso de este tipo. 'Los conocimientos, tanto teóricos como técnicos, siguen siendo la base, lo más importante de todo y el punto de partida. Lo que pasa es que cuando se habla de esto muchas veces ya se dan por sentados. Pero para la empresa son fundamentales', afirma Sánchez.

El experto asegura que en un mundo globalizado, en el que la colaboración entre empresas de países distintos está a la orden del día, los idiomas se hacen imprescindibles. La experiencia laboral es algo que también se tiene en cuenta a la hora de seleccionar un candidato en una entrevista de trabajo. 'Es un criterio importante, pero no tanto por el hecho de saber hacer las cosas, sino por haber estado en contacto con el mundo laboral', destaca el socio de la consultora. La flexibilidad, el reciclaje continuo, la movilidad geográfica y funcional también fueron aspectos destacados por el experto. Sin embargo, esto por sí solo no sirve. 'Es importante que todo esto sea genuino y auténtico. El titulado tiene que pensar que, debido a la globalización, compite con los profesionales de todo el mundo', concluyó.

El necesario equilibrio entre la Universidad y la empresa está claro, así como la responsabilidad que tiene cada uno para favorecer la inserción de los jóvenes al mercado de trabajo. Pero es importante no olvidar las funciones de cada entidad. 'El mensaje de alejamiento y desajuste entre la Universidad y la empresa es algo obvio y lo mismo ocurre con la necesidad de fomentar y mejorar las competencias profesionales de los universitarios. Pero no se debe confundir la función de la Universidad con la preparación para el empleo', destacó durante su intervención Felipe Petriz, rector de la Universidad de Zaragoza y presidente de Runae (Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles).

Los expertos opinan

Vicente Moreno. Presidente de Accenture. 'El mundo ha cambiado y con él las necesidades en el entorno empresarial. La competitividad global, cambiante y dinámica, obliga a preparar mejor a los titulados universitarios'.

Jaume Pagès. Consejero delegado de Universia. 'El dicho 'ya les preparará la vida' debería ser tomado hoy en día como una ofensa. No podemos permitir que los jóvenes no salgan formados de la Universidad, que es a lo que van'.

Ramón Capdevila. Adjunto al consejero de Universia. 'El tejido empresarial español va a necesitar profesionales capaces de trabajar en un entorno dinámico y en constante proceso de cambio. Hay que hacer frente a este reto'.

Diego Sánchez. Socio de Accenture. 'Los conocimientos teóricos y técnicos siguen siendo lo más importante de todo. Lo que pasa que muchas veces se dan por sentados. Pero para las empresas son fundamentales'