Valores a examen

Aversión al riesgo en los planes de pensiones

Todos los años por estas fechas se reabre el debate sobre los planes de pensiones en el ejercicio que finaliza. Cada inversor particular, al analizar sus resultados, cree que podría haber obtenido una ganancia mayor. Creo que las rentabilidades siempre pueden ser mejoradas, pero es necesario recordar cuál es el fin último de este tipo de instrumentos de ahorro: no perder poder adquisitivo a largo plazo. Y este año, una vez más, el conjunto de los planes de pensiones han vuelto a batir al IPC.

Es inevitable que el ahorrador particular haga sus propias comparaciones. Si la comparación se hace frente a otros activos, es evidente que siempre habrá referentes que sobrepasen con creces la rentabilidad de los planes. Sirve de ejemplo la rentabilidad obtenida el año pasado por el Ibex, y no digamos por algunos valores de la Bolsa española.

Si la comparación la hacemos con los fondos de inversión nos encontraremos con una dispersión de rentabilidades importante, siendo esta horquilla mayor que la que se produce entre los planes de pensiones. Es lógico que así sea, ya que se trata de instrumentos más especializados y con una definición muy concreta sobre los activos en los que invierten. Asimismo se trata de productos de inversión a corto y medio plazo que requieren del inversor movilizaciones en función de los momentos de mercado y los entornos macroeconómicos.

Los planes de pensiones, a diferencia de otros instrumentos o activos, tienen un horizonte de inversión a largo plazo y un perfil de rentabilidad ajustada por riesgo muy distinto. La estadística obtenida de los mercados nos indica que, a largo plazo, de los activos con menor riesgo podemos esperar rentabilidades reales de aproximadamente 0,5% mientras que en los de mayor riesgo, los de renta variable, la rentabilidad real se aproxima al 5%. En función del riesgo que se quiera asumir, la rentabilidad que podemos esperar estará dentro de esta horquilla.

Otra historia distinta es cómo afectan las comisiones o la gestión, pero de eso hablaremos otro día.

Luis Peña Kaiser. Consejero delegado de Fonditel