Valores a examen

Telefónica, la favorita del sector

El blue chip por excelencia de la Bolsa española ha llegado a una nueva cumbre esta semana. Ya cotiza por encima de los 17 euros por acción, un nivel desconocido para Telefónica desde mayo de 2001. Su evolución desde comienzos de año, con una revalorización del 6,33%, es envidiable, aunque aún carga con el desprestigio de ser uno de los valores del Ibex 35 que más alejado está de su máximo histórico. Tendría que subir nada menos que un 67,39% para alcanzar los 28,69 euros a los que cerró la sesión del 6 de marzo del año 2000.

La mayoría de los expertos son positivos con la operadora, pero no hasta el punto de pensar que puede recuperar tan altas cotas. El precio objetivo medio que le asignan los analistas consultados por JCF es de 17,52 euros, lo que le otorgaría un potencial de revalorización del 2,2%. Eso sí, la compañía presidida por César Alierta se ha convertido en un ingrediente indispensable para casi cualquier cartera de renta variable española que se precie.

Sus amplios márgenes, el mantenimiento de su cuota de mercado en España contra viento y marea y, al mismo tiempo, su capacidad de crecer son sus armas principales para seguir brillando en el panorama bursátil. Luis Padrón, analista de Fortis, explica que de momento tiene todos los elementos a su favor. 'Su perfil es mucho más positivo que el de sus principales rivales europeas, cuya capacidad de crecimiento está estancada', asevera. 'Su diversificación geográfica, plasmada en sus áreas de negocio en América Latina, la británica O2 y también Cesky, en la República Checa, le permite tener un ritmo de crecimiento mayor', según Padrón. Sin embargo, fija su precio objetivo en 17,54 euros, a la espera de que presente los resultados del año pasado el próximo 1 de marzo.

La posibilidad de que adquiera a Portugal Telecom el 50% que no controla de la brasileña Vivo tiene el visto bueno de BNP, que explica que le supondría unas sinergias de 1.300 millones de euros. La entidad gala ya ha recogido este factor en su valoración teórica, aunque señala que 'no cree que el consenso del mercado lo haya hecho'. Pero sus inversiones en América Latina también tienen su lado negativo según Dresdner Kleinwort. Afirma que a las incertidumbres en Venezuela y Perú sobre la nacionalización de los sectores estratégicos se añade ahora Ecuador.

Respecto al mercado español, la situación de Telefónica es eminentemente positiva. Ha logrado mantener su cuota de mercado frente a sus principales rivales y su margen de Ebitda (beneficio bruto de explotación) sobre facturación se sitúa en torno al 45%. Con todo, Nahum Sánchez, de Caja Madrid, advierte que 'se verá abocada inexorablemente a bajar los precios'. 'Durante 2006, sus competidores Ono, Orange y Jazztel han estado ocupados con otras cuestiones, pero esto cambiará a lo largo del presente ejercicio', señala. A esta batalla en la banda ancha se sumará además la competencia en el negocio de telefonía móvil, con los operadores virtuales'.