Medidas

La SEPI apremia a empresa y sindicatos a llegar a un acuerdo sobre el futuro de Babcock

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) apremió el viernes a empresa y sindicatos a llegar a un acuerdo 'previo' sobre el futuro de Babcock, ya que es 'condición imprescindible' para la 'posible prórroga' de las garantías sociolaborales establecidas en el plan industrial que acompañó a la privatización de la compañía y cuya vigencia finalizó el 30 de enero, informa Efe.

El holding público hizo un nuevo llamamiento a las partes para que 'retomen las negociaciones y alcancen un acuerdo en un breve plazo de tiempo, que permita la continuidad y consolidación del proyecto empresarial'. 'De lo contrario, la SEPI daría por finalizada su mediación', advirtió.

El aviso se produce tras 'constatar' que, después de 'numerosas reuniones' e 'intensos esfuerzos', ambas partes no han conseguido llegar a un consenso sobre el nuevo plan industrial presentado por los propietarios, el grupo austriaco A-Tec Industries, que prevé un recorte de plantilla que afectará a 80 trabajadores.

Desde la empresa agradecieron la mediación de la SEPI, insistieron en que su objetivo es llegar a un acuerdo con los sindicatos y mostraron su disposición a facilitar cualquier dato que reclamen los trabajadores.

La SEPI había mostrado su voluntad de estudiar la prórroga de determinadas garantías establecidas en el plan de la privatización si los representantes de los trabajadores y la dirección de la empresa llegaban a un acuerdo sobre el nuevo plan. Con este propósito, el holding medió en varias reuniones a tres bandas en enero, que concluyeron sin un acercamiento.

Los primeros en descolgarse de la iniciativa fueron los representantes de los sindicatos nacionalistas LAB y ESK, el pasado 19 de enero. Los encuentros continuaron sin avances significativos hasta que el día 30, los propietarios de Babcock anunciaron que, desde ese momento, tenían 'la obligación y el derecho de actuar como una compañía privada, con una posible reducción de plantilla y todos los derechos sobre la propiedad para asegurar su futuro industrial'.

El comité de empresa rechazó este planteamiento. Los trabajadores decidirán la próxima semana en asamblea si continúan las negociaciones.