Mercados

La Bolsa se asoma a los 15.000 puntos

Ya van siete récords en lo que va de 2007. El Ibex 35 volvió a demostrar ayer su pasión por los máximos históricos tras escalar un 1,03%, hasta 14.854,6 puntos. El martes rompió los 14.700 puntos y ayer traspasó con holgura el umbral de los 14.800. La convulsión y la rumorología del sector energético fueron el motor de la renta variable española.

Los 15.000 puntos cada vez están más cerca. Hasta hace muy poco tiempo, éste era el principal objetivo a batir por el Ibex 35. Pero el índice de referencia de la Bolsa española ha acelerado su ritmo de escalada en las últimas sesiones y sólo dista un 0,98% respecto al mítico nivel. Además, el volumen volvió a acompañar con un total de 6.870,59 millones de euros negociados en el mercado continuo.

'Nada ha cambiado. El fondo del mercado es alcista y, de momento, no hay ningún nubarrón en el horizonte que pueda frenarlo', según José Ramón Sánchez Galán, analista de Renta 4.

No fue el único parqué del Viejo Continente que vivió una estampida alcista, pero su impulso fue, con diferencia, el de mayor intensidad. El Footsie británico se anotó un 0,37%; el Cac francés, un 0,46%; y el Dax alemán, un 0,58%. La hazaña permitió al Ibex 35 arrebatarle al índice alemán la medalla de oro en cuanto a la revalorización en lo que va de año se refiere. Se anota ya un 5,01% frente al 4,83% del Dax.

La Bolsa española contó con un aliado del que carecieron sus colegas europeos: la convulsión en el sector energético. En medio de rumores -desmentidos categóricamente- sobre una eventual opa de EDF y aún con la noticia reciente de la entrada de Alicia Koplowitz en el capital de Iberdrola, la eléctrica se disparó un 2,97%. Por su parte, varias empresas del sector cerraron a precios históricos. Son los casos de Acciona, que llegó a dispararse un 7,86% en su momento álgido, y Unión Fenosa. 'Es un fenómeno que se retroalimenta: si Eon está dispuesto a pagar por Endesa unos ratios determinados, el resto de los inversores también accede a desembolsar esos precios por sus rivales', asevera Martí Pachamé, director de Gestión de GVC. Eso sí, este experto no las tiene todas consigo y advierte que 'el mercado debería tomarse un descanso antes de llegar a los 15.000 puntos'. Ayer, las únicas compañías que se atrevieron a hacer un paréntesis en la escalada fueron Repsol (-0,31%), afectada por el precio del crudo, Abertis (-0,05%) y Cintra, que no se movió. Por su parte, Telefónica fue la que más contribuyó en puntos a la escalada, mientras que BBVA (0,8%) marcó máximo histórico traspasando los 20 euros y Santander sumó un tímido 0,21%.

El optimismo llegó también desde Estados Unidos, donde toda la atención se dirigió a la publicación de los datos de reservas de petróleo durante la semana concluida el 2 de febrero. Las de crudo cayeron un 0,1%, pero a cambio se incrementaron las de gasolina un 1,2%, lo que tuvo su reflejo en la cotización del petróleo inmediatamente. El barril Brent frenó en seco la escalada de las últimas jornadas y retrocedió un 2,04% al cierre, hasta 57,23 dólares.

Los índices de Wall Street abrieron celebrando esta coyuntura y se fueron a descansar con leves subidas pero que los consolidan en cotas envidiables. El Standard & Poor's 500 escaló un 0,14%, hasta los 1.450 puntos, mientras que el Dow Jones cerró sin cambios. Con todo, el Nasdaq fue el que lideró la sesión, que fue durante casi todo el día alcista, con una subida del 0,77%.