Investigación

Tele2 deberá pagar a Yacom por captar pocos clientes

Yacom ha ganado el pulso. La CMT ha concluido su investigación y, en un laudo y una resolución, fuerza a Tele2 a indemnizar a la filial de Deutsche Telekom por incumplir el objetivo de clientes que tenían firmado por contrato y a resolver el pacto que las unía.

Casi un año y dos meses después de estallar la batalla, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) le ha puesto fin, en un laudo y una resolución que cambian su planteamiento inicial y apoyan las tesis de Yacom.

El primer resultado es que la filial de Deutsche Telekom en España ha conseguido desvincularse de Tele2 y poner fin al contrato de provisión de servicios de ADSL que las mantenía unidas. Pero lo más importante es que el regulador ha forzado a Tele2 a pagar a Yacom una penalización. El acuerdo fijaba un mínimo de clientes que Tele2 debía conseguir en una determinada modalidad de ADSL. La CMT ha constatado que no lo consiguió, así que le ha obligado a abonar la indemnización contemplada más los intereses.

El pacto que ha motivado la discordia se firmó en el verano de 2004. Desde ese momento Tele2 comenzó a usar a Yacom como proveedora mayorista de sus ofertas de ADSL. La relación es similar a la que une a Telefónica con el resto de las competidoras en el mercado de banda ancha, que venden sus productos a los clientes finales gracias a la red del ex monopolio. En este caso, la diferencia es que la situación estaba rubricada en un acuerdo bilateral de mayor calado, con exclusividad, y que la proveedora de la red era Albura, la antigua filial de Red Eléctrica comprada por Yacom.

El acuerdo era vital para Tele2, ya que esta compañía no disponía de red propia, pero la situación cambió cuando adquirió Comunitel. Esta operadora no sólo se dedica a dar acceso directo a los clientes -del que carecía Tele2-, sino que es competidora directa de Yacom. Y esa realidad estaba expresamente contemplada en el contrato como supuesto de ruptura. La filial de Deutsche Telekom así lo remarcó y anunció a la contraparte su intención de dar por terminado el acuerdo, pero Tele2 acudió a la CMT para que impidiera la ruptura de la relación.

En diciembre de 2005, el regulador dio la razón a Tele2 y adoptó, como medida cautelar, la obligación de mantener el pacto para que no se interrumpiera el servicio a los clientes. Pero su opinión ha cambiado. Yacom pidió un laudo a la CMT y acusó a Tele2 no sólo de romper la exclusividad del contrato, sino también de no llegar al mínimo de clientes de ADSL en la modalidad de acceso compartido exigido, lo que conllevaba penalización.

La CMT ha resuelto el laudo arbitral y lo ha hecho a favor de Yacom. Tele2 tendrá que pagar una indemnización y la filial de Deutsche Telekom puede poner punto final al contrato que tenía con ella. Tele2 tiene cinco meses para recolocar a sus clientes.

Los peligros de un sector en evolución

Cuando Tele2 convirtió a Yacom en su proveedor exclusivo de servicios de ADSL no pensó que su situación fuera a cambiar. Esta compañía, filial de la sueca del mismo nombre, ha tenido siempre a gala la escasez de sus inversiones, dirigidas más bien a la publicidad que al despliegue de red. Pero un día su estrategia cambió. Tele2 compró Comunitel, una compañía con red y acceso directo a los clientes, cuya adquisición no ha terminado todavía de digerir. Este movimiento forzaba el fin del contrato con Yacom, pero Tele2 intentó prolongarlo para no perder clientes por la imposibilidad de pasarlos a su propia red.