Sara Pérez Frutos

'La gestión activa resulta mejor que gestionar sólo riesgo'

Sara Pérez Frutos es responsable para España de Eaton Vance, una de las gestoras de fondos más antiguas de Norteamérica. Fundada en Boston en 1924, la gestora tiene una filosofía de inversión basada en lograr rentabilidades consistentes y en evitar la toma de riesgos innecesarios.

Los fondos de inversión de retorno han disfrutado de un buen año en términos de ventas. ¿Qué opina de ellos?

Creo que aunque han tenido éxito en términos comerciales sus resultados, en particular aquellos gestionados por VAR buscar un objetivo de rentabilidad asumiendo una pérdida máxima, han demostrado en general sus limitaciones en 2006. En mi opinión la gestión activa y directa de un tipo de activo basada en un conocimiento profundo del mismo resulta mejor que aquella que esta basada en la gestión del riesgo. Una buena gestión activa puede conseguir cierta descorrelación con el activo en que invierte.

Las perspectivas de la renta fija no son buenas para 2007. ¿Qué otras opciones hay?

Desde Eaton Vance proponemos un producto novedoso que no esta disponible en España para el inversor minorista. Se trata de un fondo que invierte en activos de renta fija norteamericana muy populares en aquel país, como MBS o ABS, que se caracterizan por tener el respaldo de hipotecas, en el primer caso, o bienes tangibles como coches o maquinaria en el segundo.

¿Qué ventajas tienen?

En primer lugar disfrutan de la garantía de tener un activo respaldando la emisión. Además, Eaton Vance sigue una estrategia de invertir sólo en emisiones de la máxima calidad y en el segmento de corto plazo de la curva, que es donde entendemos que en la actualidad hay más valor y menos riesgo. Pensamos que es un buen momento para entrar en este tipo de producto ya que suele comportarse mejor hacia el final del ciclo de subida de tipos y el comienzo de su caída, situación en la que parece nos encontramos actualmente.

¿Cuáles son las perspectivas de Eaton Vance para este año 2007?

Los resultados empresariales seguirán siendo buenos, con un aumento de la distribución de dividendos hacia sus niveles históricos del 50% y con nuevos movimientos corporativos. Así, las acciones de grandes compañías con alta rentabilidad por dividendo seguirán siendo una buena inversión.