CincoSentidos

Tigers Woods se perfila vencedor del Buick Invitational

Ahora va en serio. A pesar de que ya se han disputado tres torneos de la nueva temporada del circuito estadounidense (PGA Tour), todo queda reducido a la nada cuando reaparece Tiger Woods. El número uno mundial, el deportista mejor pagado de todos los tiempos, ha regresado esta semana a la actividad. El torneo elegido para hacerlo ha sido el Buick Invitational, que se disputa en los recorridos de Torrey Pines, en La Jolla (California), donde también ha debutado Olazábal.

Para una buena parte de seguidores, esta semana es cuando realmente ha comenzado la temporada. El golf está preso de la grandeza de su número uno. La importancia de los torneos se mide por la presencia o no de Woods, un arma de doble filo para el espectáculo. Los aficionados saben que pueden ser testigos de un hecho histórico como es el ver a un jugador ganar los cuatro grandes en una misma temporada, un hecho que jamás se ha logrado, aunque crece el convencimiento de que si hay alguien que puede conseguirlo este es Tiger Woods.

No es casualidad que el californiano abra su bolsa de palos en el Buick Invitational. La marca automovilística del grupo General Motors, que además de pagar los 5,1 millones de dólares en premios, más otra cantidad similar dedicada al alquiler de los campos, difusión y atenciones a invitados, patrocina la bolsa que transporta sobre su fornida espalda Steve Williams, el caddie neocelandés, considerado el deportista mejor pagado de su país meced a los porcentajes que tiene sobre las ganancias de su jefe, que el año pasado superaron los 15 millones de dólares. Tiger, que en alguna ocasión disputó el Mercedes Championships de Hawai, primer torneo del calendario, recibió la recomendación de que lo más lógico era disfrutar de un mes de descanso adicional y debutar en el Buick.

Woods, que aspira a ganar el torneo de esta semana por tercer año consecutivo, después de superar a Olazábal en el play-off del año pasado, está ansioso por hacer una buena temporada. 'Este es un año muy especial para mí. En el mes de julio, Elin, mi esposa, y yo seremos padres', dice.

Woods tiene los próximos meses programados. En el instante en que acabe su actuación en La Jolla, se trasladará hasta el aeropuerto de Los Ángeles donde le aguarda un vuelo privado que le llevará hasta Dubai, donde además de participar en el Dubai Desert Classic visitará los terrenos donde se construirá el primer campo de golf diseñado por el jugador.

'Esta realización supone todo un reto para mí. He trabajado con los planos y tengo ganas de ver las obras en marcha', dice Woods, que ha firmado un contrato que le asegura 20 millones de euros por supervisar el proyecto: 1,1 millones de euros por cada hoyo. Eso sin contar los tres millones que ingresará por jugar, sin la necesidad de sacar de su cartera la tarjeta American Express, con quien tiene contrato.