Ahorro

Los planes de pensiones crecen a pesar de la reforma fiscal

La reforma del IRPF, que eliminará la bonificación fiscal de la que disfruta el rescate de los planes de pensiones, no ha afectado al sector. En el cuarto trimestre del año creció más que en el mismo periodo del año anterior, tanto en partícipes como en patrimonio.

El sistema de planes de pensiones cerró un buen cuarto trimestre en 2006. En la última parte del año, la temporada alta de estos productos de ahorro, el cambio del IRPF mediatizó la atención del sector en la medida en que el Gobierno retocó la deducción fiscal de la que disfrutan las aportaciones y eliminó las ventajas que conllevaba el rescate de las rentas una vez se jubilase el inversor. Las dudas, sin embargo, han sido despejadas por los propios partícipes. El sector creció más que el año anterior tanto en términos de partícipes como de aportaciones al sistema.

El número de beneficiarios de planes de pensiones del sistema individual -el más afectado por los cambios en el IRPF- creció un 2,9% en el trimestre, frente a un alza del 2% el año anterior, hasta superar por primera vez los ocho millones de inversores. Paralelamente, el patrimonio creció en el trimestre un 9,1%, hasta los 49.000 millones de euros. Las aportaciones netas -las que descuentan la variación de la cartera de los planes- fueron de 3.000 millones en el trimestre frente a los 2.785 del año pasado. El cuarto trimestre es la temporada alta de los planes de pensiones. En 2006 el 80% de las aportaciones netas se realizaron en este periodo.

Estas aportaciones, en todo caso, no se ven afectadas por la reforma fiscal. El nuevo IRPF elimina la exención fiscal del 40% para el rescate de las rentas en forma de capital -cuando toda la prestación se cobra de una vez-, pero el cambio sólo afecta a las rentas acumuladas a partir de este 1 de enero. El rescate en forma de renta no se ve afectado por el cambio. También se han modificado los máximos deducibles, que pasan a ser de 10.000 y 12.500 euros.

Por otra parte, en el sistema de empleo, en el que las empresas realizan las aportaciones en beneficio de los empleados, registró un crecimiento en partícipes del 4,8%, hasta los 1,6 millones, y el asociado, el específico para determinadas profesiones, creció el 3,25% hasta 88.900. En total los beneficiarios de planes de pensiones rozan ya los 10 millones, y el patrimonio los 81.000 millones de euros. El 61% está en el sistema individual.

Mandan renta fija mixta y planes garantizados

Los planes de renta fija mixta fueron los preferidos por los inversores durante el año pasado, obteniendo aportaciones netas por 963 millones de euros. A la zaga fueron los planes garantizados, con 594 millones de euros, y los de renta variable mixta, con otros 508 millones de euros.

Por otra parte, el 20% de la cartera de los planes de pensiones estaba a cierre del ejercicio depositada en activos de tesorería, un porcentaje notablemente inferior al que se registraba en el cierre de 2005. El hecho probablemente se deba a que los gestores tratan de amarrar las fuertes ganancias obtenidas en el excelente cuarto trimestre de 2006. La rentabilidad de los planes de pensiones de renta variable, de hecho, ascendió durante el año pasado hasta el 18%, según los datos aportados ayer por la patronal del sector, Inverco.