Política

Rajoy considera urgente promover un plan nacional por la competitividad

La prioridad para el líder del PP, Mariano Rajoy, en el campo económico es la presentación de un plan nacional por la competitividad, proyecto en el que ya trabaja su partido dentro del programa alternativo con el que se presentará a las elecciones.

Rajoy aprovechó ayer su presencia en el foro ABC para exponer algunas de sus prioridades de política económica y emitir el mensaje de que el discurso de su partido en los próximos meses no se centrará sólo en la crítica a la estrategia decidida por el Gobierno para combatir a ETA.

El líder del PP expuso que aunque los datos macroeconómicos 'sean buenos, se pierde convergencia con Europa y la gente pierde poder adquisitivo debido a la situación de los precios, el aumento de los tipos de interés y la subida de impuestos'. Ante ello expresó la necesidad de articular un plan nacional a favor de la competitividad en la creencia de que el Gobierno actual está aplicando una política continuista, que no criticó, pero huérfana de estímulos hacia los principales sectores productivos. 'Este plan a favor de la competitividad tiene que ser un objetivo básico', señaló Rajoy, quien ya ha encomendado a la dirección de su partido ofertas alternativas concretas en este campo, el de la inmigración, el de la inseguridad ciudadana y el modelo de Estado.

Buena parte de estas propuestas alternativas saldrán de las recientes conferencias monográficas celebradas por el PP en Madrid, cuyo formato ahora intentará exportar a las principales comunidades autónomas. La mayoría de ellas servirán para confeccionar los programas electorales tanto de las municipales y autonómicas de mayo como de las legislativas del año que viene.

Rajoy no descartó la posibilidad de presentar en lo que resta de legislatura una moción de censura contra José Luis Rodríguez Zapatero, pues considera que ésta puede servirle para exponer la alternativa a la actual política económica así como el resto de las ofertas con las que concurrirá a las urnas.

El líder del PP es consciente de que esta moción no tendría el respaldo parlamentario suficiente como para prosperar y recordó que desde 1977 solamente se ha recurrido a esta figura parlamentaria en dos ocasiones: en 1980 contra el entonces gobierno de UCD y en 1987 contra el ex presidente Felipe González, en este caso promovida por el ex presidente de la antigua Alianza Popular Antonio Hernández Mancha. 'Es una posibilidad que no descarto, pero sería una moción constructiva y, quizás, una buena oportunidad para presentar la alternativa', apuntó.

Degradación del Estado

El líder del PP opinó que se está produciendo 'una degradación del aparato del Estado' y puso como ejemplo el gravamen que algunas comunidades pretenden imponer sobre los pisos vacíos, la reciente manifestación de guardias civiles o la fuga de miembros de Jarrai, la rama juvenil de ETA.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, afirmó ayer tarde que si el líder del PP presentara una moción de censura contra el Gobierno sería 'tan esperpéntica' como la que en 1987 presentó el entonces dirigente de AP, Antonio Hernández Mancha, y sólo demostraría la 'ausencia absoluta de alternativa' del PP.

Rajoy confirmó ayer que asistirá a la reunión de la Comisión de Seguimiento del pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, aunque dejó claro que defenderá en ella los mismos criterios que ha expuesto hasta ahora. El líder del PP volvió a considerar ayer innegociable que el Gobierno impida la concurrencia de la izquierda aberzale a las elecciones de mayo.