_
_
_
_
Energía

Clos no prevé una subida importante de la tarifa eléctrica a partir de julio

El ministro de Industria, Joan Clos, no prevé una subida significativa de las tarifas eléctricas a partir de julio, cuando se comenzarán a revisar trimestralmente, si se mantiene el actual nivel de precios del petróleo. Además, descartó tajantemente construir nuevas nucleares en España durante, al menos, los próximos 10 años.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, subrayó ayer en el Foro Nueva Economía que su departamento no tiene previsto aprobar subidas 'importantes' de la factura eléctrica en los próximos meses, dada la tendencia a la baja que están manteniendo los precios del petróleo en el mercado internacional 'en los últimos tiempos', con un precio del crudo en la banda de 50 dólares.

El pasado 1 de enero, el Gobierno aprobó una subida media de las tarifas eléctricas del 4,3% para 2007, mediante un Real Decreto en el que también incluía reformas de fondo para la factura eléctrica. Entre estos cambios, se introdujo la posibilidad de aplicar nuevos aumentos de las tarifas a partir de julio, cuando el Ejecutivo pasará a revisarlas trimestralmente para tratar de adecuarlas a la evolución del coste real de las materias primas energéticas, como el petróleo.

Clos confirmó que el eje de esta reforma será la aplicación de un sistema de subastas para que los distribuidores compren la energía eléctrica que destinarán al mercado regulado. El precio de estas subastas será el que determine la posible subida de la tarifa.

El ministro participó en un almuerzo organizado por el Foro de la Nueva Economía en el que repasó las principales medidas impulsadas por Industria para adaptar el sector de la energía a las exigencias de la Unión Europea y fomentar la competencia, la garantía del suministro, la sostenibilidad y una energía 'lo más barata posible'.

Recordó que, en la actualidad, la factura energética en España (electricidad, gas, crudo e hidrocarburos) supone un gasto anual de 86.000 millones de euros, es decir, el 8,6% del PIB. No obstante, desveló que, por primera vez desde 1980, el consumo energético nacional ha crecido por debajo del avance del PIB, un dato por el que se felicitó ya que es propio de 'países ricos'.

Una vía muerta

En este marco, Clos se refirió al debate suscitado en torno al futuro de la energía nuclear para reiterar que el Ejecutivo tiene un opinión 'muy clara' sobre este asunto y no aumentará la proporción de la nuclear en el mix energético español. En este punto, hizo hincapié en las dificultades que existen en la actualidad para almacenar los residuos nucleares que genera la tecnología actual 'y con unas consecuencias que no están claras'.

A su juicio, las centrales que ahora están en marcha (de segunda generación) son 'inaceptables' por sus condiciones de seguridad a largo plazo, por lo que cualquier debate sobre la viabilidad de la nuclear y su nuevo marco de costes debe aplazarse hasta que se conozcan los resultados concretos de las centrales de tercera y cuarta generación, y de la energía generada por fusión.

'Seamos pragmáticos. En los próximos 10 años será impensable contar con apoyo popular y democrático para construir nuevas centrales nucleares. Esta vía está muerta', sentenció.

En su intervención y en el coloquio posterior, el ministro procuró no ser muy explícito en lo referente a las operaciones empresariales concretas en el sector energético. Así, en el caso de las opas sobre Endesa, aseguró que el resultado final será el que decidan las empresas y el mercado. En la misma línea, sobre la necesidad de que se investigue la posible filtración de información por parte de la eléctrica española a Eon, se remitió a 'lo que diga el juez'.

Clos se mojó un poco más cuando, al ser preguntado sobre una posible fusión Iberdrola-Unión Fenosa, apuntó que al Gobierno 'no le termina de gustar' la creación de 'entes muy grandes que dominen el 30% o el 35% del mercado'. Fuentes ministeriales precisaron que esta observación es una reflexión genérica y no debe interpretarse como una advertencia directa a la segunda y tercera eléctricas españolas.

En cualquier caso, el titular de Industria se mostró partidario de que haya empresas españolas desempeñando un papel clave en el mercado energético europeo. 'Necesitamos empresas numerosas, si puede ser bastantes de ellas españolas, que den servicio a muy buen precio y buena calidad', manifestó.

Biocombustibles y fiscalidad del automóvil

El ministro Joan Clos, en su intervención en el acto celebrado en Madrid, también se refirió al sector del automóvil. Por una parte, adelantó que esta primavera su departamento aprobará el decreto que regula el uso del biodiésel y su mezcla con el combustible convencional, dejando para el verano la normativa que afecta al bioetanol. Por otro lado, quiso dejar claro que el Gobierno se 'ocupa, más que preocupa', de un sector 'estratégico', que se puede ver afectado por la deslocalización y en el que 'hay que estar atentos a oportunidades que surjan'. A pesar de este apoyo, recordó que España está obligada por las directrices de Bruselas, por lo que la aplicación de una política fiscal favorable para el sector es 'difícilmente sostenible', aunque avanzó que 'si se pueden hacer cositas, sólo cositas', el Gobierno lo intentará.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_