Finanzas

Santander irrumpe en la guerra de remesas con 'comisiones cero'

El Santander ha ampliado a 3,4 millones el abanico de clientes a los que 'nunca' cobrará comisiones por servicio. A partir de mañana, la entidad suprimirá a los 102.000 inmigrantes que tienen domiciliada su nómina o contratada una hipoteca en el banco el cargo por envío de remesas, así como las comisiones a 152.000 autónomos.

Esto no tiene marcha atrás. Todos los clientes que están incluidos en el plan Queremos ser tu banco nunca volverán a pagar comisiones', afirmó con rotundidad el director general de banca comercial del Santander, Enrique García Candelas. La entidad, que hace ahora un año sorprendió a sus rivales al anunciar la eliminación de todas las comisiones por servicio (transferencias, mantenimiento de cuentas e ingreso de cheques, entre otras) a sus clientes particulares vinculados, volvió ayer a dar un golpe de efecto al incluir en esta estrategia a otras 648.239 personas. En total, se beneficiarán ya 3,4 millones de los 8 millones con que cuenta en España.

A partir de mañana, el banco amplía estas ventajas a otros colectivos, como los trabajadores por cuenta propia (agricultores, profesionales liberales y comercios), universitarios y accionistas de la entidad propietarios de más de 500 títulos. Para el primer grupo, el requisito es tener domiciliada la nómina o pensión, contratada una hipoteca o contar con un plan de pensiones en el banco. Otra alternativa es tener una cuenta para las subvenciones agrarias de la UE, una terminal de pago con tarjetas (TPV) o una cuenta de crédito.

Pero el Santander ha querido ir más allá y añadir un nuevo reclamo para atraer a otro segmento de clientes, como los inmigrantes, cuyo crecimiento en España ha sido espectacular en los últimos años hasta alcanzar los 4,5 millones. Con este objetivo, ha decidido dejar de cobrar comisiones por remesas, el servicio más utilizado por este colectivo.

SANTANDER 2,98 1,34%

En el caso del Santander, que además de la red de sucursales cuenta con la plataforma Latinoenvíos, el cargo en estas operaciones es del 3,97%, la tarifa más económica del mercado. Otras entidades o remesadores llegan a cobrar hasta un 23%.

Esta medida se produce sólo unos días después de que bancos y cajas hayan suscrito un acuerdo con el Gobierno para reducir el coste de estas operaciones y aumentar su transparencia. Un compromiso que Santander está dispuesto a respetar. 'Utilizaremos las cotizaciones oficiales. No manejaremos el cambio de divisas para compensar la tarifa cero', explicó García Candelas.

Más impacto aún tendrá entre los autónomos, que actualmente pagan una media de 130 euros al año en comisiones por servicios. En este segmento, el Santander cuenta con 152.000 clientes a los que considera como vinculados, al tener domiciliada la nómina o contratada una hipoteca. Entre los inmigrantes, en un principio se verán afectados 102.000 personas.

El propósito del Santander es ganar cuota de mercado entre estos colectivos. Para 2007, la meta es captar otros 550.000 clientes e incrementar en 525.000 los vinculados. El pasado año, el Santander consiguió 466.000 nuevos clientes, un 49,3% más que en 2005, y fidelizar a otros 371.000. Además, logró reducir el número de abandonos de la entidad, que pasaron de 511.000 a 251.000.

El banco estima que el coste de esta nueva política de comisiones será de 37,1 millones este año, una cantidad que se sumará a los 83,3 millones que supuso en 2006 de gasto en particulares.

'No vamos a tocar en un futuro las tasas en tarjetas'

El director general del Santander se comprometió ayer a no aplicar ninguna subida en la cuota anual por tarjetas, uno de los productos donde las entidades financieras tienen más margen. 'Somos la única entidad que ha mantenido la cuota en tarjetas en los últimos años', señaló García Candelas. Y añadió: 'No vamos a tocarlas en un futuro'. El director general explicó que la entidad no tiene ninguna intención de repercutir el reciente aumento en las tarifas por el uso de tarjetas en los comercios en el canon anual que el banco cobra a los clientes por la tarjeta de débito o de crédito.

Tampoco se plantean cobrar por recibir una transferencia a ninguno de sus clientes, al margen de que éstos estén vinculados o no.

Esta apuesta por mejorar en la calidad del servicio de los usuarios y el aumento de su satisfacción con la entidad se va a complementar con otros objetivos, como culminar los planes de expansión de la red de sucursales o el avance de dos puntos en la eficiencia (porcentaje de los ingresos que absorben los gastos). Este ratio se encuentra instalado ahora en el 40%.

El Santander prevé inaugurar otras 150 oficinas este año, con lo que completará su plan de abrir un total de 450 sucursales en tres años. El pasado septiembre, la entidad contaba con 2.748 puntos de venta en España.

Otro de los focos se situará en el negocio hipotecario, donde el banco quiere buscar nuevas oportunidades de negocio para compensar el 'aterrizaje suave' que está viviendo el mercado inmobiliario. Entre ellos, el Santander acaba de firmar un acuerdo con Abbey para potenciar el negocio de compra de vivienda en la costa española por parte de los británicos.