TDC

Competencia impone una multa a Viesgo por abuso de dominio

El Tribunal de la Competencia (TDC) impuso ayer una multa de 2,5 millones de euros a Enel Viesgo por abuso de posición de dominio en el llamado mercado de restricciones durante varios días de 2002 y 2003. La eléctrica aseguró en una nota de prensa que la recurrirá ante la Audiencia Nacional por considerarla 'improcedente, desmesurada e injusta', teniendo en cuenta el tamaño reducido de la filial española del grupo italiano y porque no tiene efectos negativos para la competencia.

Según el TDC, Enel Viesgo ofertó electricidad en el mercado mayorista (pool) a un precio superior a sus costes variables con el objetivo de quedar fuera de la casación de oferta y demanda que realiza el operador del mercado, Omel, y vender así su producción por restricciones, con el que se consigue un mejor precio.

El mecanismo de restricciones se activa para evitar problemas de suministro y permite al operador del sistema, Red Eléctrica, utilizar las plantas de generación cercanas al área afectada por dichos problemas para garantizar la electricidad, independientemente del precio de la misma. La casación diaria en el pool se realiza, en primer lugar, con las ofertas más baratas y se completa con las tecnologías de generación más caras hasta cubrir la demanda total.

El comportamiento de Enel Viesgo, según el tribunal, perseguía quedar fuera de la casación habitual ofreciendo un precio elevado y, al ser insuficiente la oferta, vender su producción por restricciones, con lo que se garantizó una remuneración más elevada.

Por su parte, Enel Viesgo señala que las actuaciones sancionadas por el TDC fueron 'en todo momento, lícitas, justificadas y razonables, y que contribuyeron al funcionamiento y a la seguridad del suministro del sistema eléctrico nacional'. Tal y como refleja el voto particular emitido por un vocal del TDC, al que alude la denunciada, 'una valoración reposada de los hechos, puestos de manifiesto en el expediente, no permite llegar a las conclusiones sostenidas al no aportarse prueba alguna de elementos esenciales de las supuestas infracciones; y al descartarse por parte del TDC pruebas directas que demuestran que estas no han existido'.

Además, Enel Viesgo subraya que la sanción supone 'una respuesta equivocada, mal dirigida y dañina para las restricciones técnicas, ya que no contribuye a la resolución de este problema de suministro, al que una empresa pequeña como Enel Viesgo Generación estaba ayudando a solucionar'.

Esta sanción es el resultado de una denuncia masiva de Endesa contra todas sus competidoras en febrero de 2004 ante la CNE, especialmente Viesgo, Cantábrico y Gas Natural. El regulador se la remitió al Servicio de la Competencia.

Además, Endesa había sido denunciada previamente por Gas Natural por manipulación de precios. Las consecuencias de estas denuncias comienzan a aflorar ahora.