Derechos

La asignación de los 'slots' que deja Air Madrid levanta ampollas entre las aerolíneas

El grupo alemán LTU ha tomado la delantera a las aerolíneas españolas en la carrera por los slots (derechos de aterrizaje y despegue), que deja libres Air Madrid. Las empresas nacionales estarían dispuestas a negociar con Fomento como lo hace LTU, pero ninguna ha presentado una oferta en firme en la que se comprometan a absorber la plantilla.

Las conversaciones que mantienen Fomento y el grupo alemán LTU para que éste asuma parte del tráfico y de la plantilla de Air Madrid, han levantado una gran polémica en el sector aéreo. Las compañías españolas han criticado ferozmente la actuación gubernamental porque consideran que ¢constituye un serio agravio comparativo¢. Aseveran que no han podido participar de este proceso ni se les ha permitido acceder a los slots(derecho de aterrizaje y despegue) para volar a seis países latinoamericanos donde lo hacía Air Madrid, como lo ha hecho su rival LTU.

Por esta razón, creen que Fomento debería acercarse a ellas y negociar estos slotslibres en las mismas condiciones que con su competidora alemana. Exigen que se cumplan las reglas del juego y que, desde el ministerio, se convoque un concurso por el que se distribuyan entre las empresas los slots libres depositados en una bolsa.

Desde las patronales de la industria aérea AECA y Aceta, se ha dicho que de confirmarse el acuerdo entre LTUy Fomento se estaría saltando los pasos jurídicos en el proceso ordinario de distribución de slotsy se estaría incumpliendo el acuerdo aéreo bilateral. æpermil;ste establece que la compañía que opere entre España y un país extracomunitario debe ser nacional para obtener los derechos de tráfico. Además, creen que se les ha marginado en esta negociación.

¢Prevemos que Fomento cambie de postura y se acerque a nosotros para negociar estos derechos de tráfico y hablar también de la plantilla¢, intuye el portavoz de la patronal AECA.

Fomento, mientras tanto, sigue ultimando el acuerdo con LTU. æpermil;sta fue la única empresa que presentó una oferta concreta, susceptible de solucionar el grave problema laboral y de tráfico de los pasajeros originado en Air Madrid. Sin embargo, el ministerio siempre ha anunciado que aunque esté negociando con una sola empresa está abierto a considerar otras ofertas que pudieran venir del resto de aerolíneas.

En general, el sector de la aviación con capacidad para operar rutas trasatlánticas es tarían dispuestas a acceder a los codiciados slots, que ahora quedan libres, y que les pueden servir para volar hacia destinos latinoamericanos. Sin embargo, a día de hoy, y después de una semana de conocerse el citado acuerdo, ninguna de ellas ha presentado una oferta en firme que les comprometa a absorber parte o toda la plantilla de Air Madrid.

Por su parte, LTU negocia con inversores españoles la financiación de la nueva aerolínea que operaría las rutas latinas y que vendría a ser nacional (LTU España) para evitar problemas legales.

El ministerio sienta un precedente en el sector

Es la primera vez que un ministerio suspende la licencia para volar a una aerolínea española. Esto significa que el proceso de crisis de Air Madrid es nuevo para autoridades, trabajadores, aerolíneas y jueces. Por un lado, desde el juzgado se ha declarado la insolvencia a la aerolínea, pero deja la gestión tutelada a su propietario.

Esto no afectará, en principio, a lo que se gesta en el otro: el intento, a través del acuerdo con el grupo alemán LTU, de reflotar una actividad de transporte aéreo que emplea a 1.100 personas. Desde el comienzo, a este proceso le han llovido críticas desde todos los sectores y surgido multitud de valoraciones jurídicas.

Pero lo que salga de este caso sentará precedente para otras situaciones similares que puedan darse en un futuro en materia de seguridad aérea.