Fallo judicial

El juez declara insolvente a Air Madrid y deja a Carrillo al mando

El Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid aprobó ayer el concurso necesario presentado por los acreedores de Air Madrid para declarar su insolvencia. Sin embargo, deja a su propietario, José Luis Carrillo, el control de la administración de una aerolínea sin posibilidad de volar. Los acreedores presentarán acciones penales contra la aerolínea por presunta falsedad de documentos en torno a su deuda.

Air Madrid va camino de la suspensión de pagos. Ayer, el juez Alberto Arribas, del Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid aprobó el concurso necesario de acreedores de Air Madrid, impulsado por una familia que intentó viajar a Buenos Aires justo después de que suspendiera su actividad.

El juez en su auto mantiene la administración de la compañía en manos de su propietario y presidente, José Luis Carrillo, siempre que estén de acuerdo dos de los tres administradores concursales elegidos: el abogado Ángel Rojo, el economista Francisco Javier Ramos Torres y uno de los acreedores de la empresa, Mapfre Industrial.

Así Carrillo podrá conservar, de momento, las facultades de gestión de su patrimonio, quedando sometido el ejercicio de éstas a la intervención de los administradores concursales. æpermil;stos, deberán informar en quince días sobre la conveniencia de permanecer en esta vigilancia o de cambiar este régimen de gestión y sustituir a los administradores.

Air Madrid dijo al respecto que a 'pesar de que el juez ha aprobado su insolvencia con este concurso necesario de acreedores, sigue manteniendo la administración'. La aerolínea de Carrillo había presentado una solicitud de concurso voluntario, con el que se hubiera asegurado también continuar con la gestión.

Acciones penales contra la aerolínea

Nadie sabe qué es lo que va a gestionar Carrillo. La empresa no tiene actividad, ni slots y su licencia para volar está suspendida. Sólo puede administrar una deuda con sus acreedores, que en agosto, la propia aerolínea cifra en su intervención ante el Juzgado de 94 millones de euros, pero que en noviembre rebajó hasta los 40 millones de euros.

Esta es una de las razones por las que Iure Abogados (despacho que defiende a los pasajeros afectados), planea dirigir acciones penales contra los principales responsables de Air Madrid, 'a tenor de las actuaciones que los mismos han venido llevando a cabo en la tramitación del proceso concursal, principalmente sobre la base de una presunta falsedad en la elaboración de la documentación mercantil'.

Algunos letrados también se suman a las críticas de aerolíneas y sindicatos (UGT y CC OO). Piensan que Fomento ha creado confusión en el mercado con su decisión de ceder los slots de Air Madrid al grupo alemán LTU. 'No entendemos cómo se han podido ceder slots a otra aerolínea para operar las rutas de Air Madrid cuando a ésta no le han quitado la licencia para operar sino que tan sólo ha sido suspendida'.

Este hecho habrá que estudiarlo en profundidad antes de pronunciarse, pero los expertos jurídicos piensan que aunque LTU pueda adjudicarse los slots que deja libres Air Madrid, 'no afectará en modo alguno el cumplimiento por parte de la aerolínea de las responsabilidades respecto a las indemnizaciones a los pasajeros'.

El ministerio se defiende ante el sector

Fomento ultima los detalles del acuerdo por el que el ministerio podría ceder slots libres, y no de Air Madrid, al grupo alemán LTU, hacia seis destinos de Latinoamérica. Esto supone que el ministerio estaría valorando los derechos de despegue y aterrizaje que quedan sueltos en el mercado y que no son de nadie, 'por lo que no caería en ningún tipo de ilegalidad', según fuentes oficiales, como se da por hecho en el sector.

La posible medida, aún no cerrada por las partes, se adopta como solución social a un problema público, que deja en la calle a más de 1.100 trabajadores y 50.000 pasajeros con billete de Air Madrid y que tienen que volver a sus destinos.

La industria parece estar confundiendo los términos de rutas y slots. En el caso de las rutas entre los diferentes destinos españoles y de otros países, la compañía que opere debe ser nacional, mientras que en el caso de LTU y sus slots, al ser alemana, se puede negociar con los países cuyas rutas sean operadas por esta aerolínea. Fuentes jurídicas dijeron que 'es necesario partir de la base de que la aviación en general es un servicio público y, por tanto, los consumidores son el principal objetivo que se debe preservar'. Por ello, la Administración tiene potestad 'para adjudicar y retirar los derechos de aterrizaje y despegue a quien pueda prestar el servicio público', informa Efe.

LTU y San José

¦bull; La aerolínea LTU se reunió ayer con la constructora San José y otras compañías inversoras a fin de buscar financiación para una nueva compañía que asuma las rutas de Air Madrid. San José emitió un comunicado en el que expresa 'la complejidad de la operación y la importancia de no errar en la solución; esto exige un estudio más profundo y un diálogo más amplio, con propuestas alternativas'.