Finanzas

Las cajas de ahorros temen más críticas de la Comisión Europea

Las cajas españolas están convencidas de que la CE volverá en los próximos días a atacar su modelo. Si las cosas no cambian, creen que Competencia de la CE aprovechará la presentación del informe sobre la banca minorista para criticar ciertos procederes de las cajas alemanas y francesas y, por contagio, a todo el modelo.

Las cajas de ahorros temen más críticas de la Comisión Europea
Las cajas de ahorros temen más críticas de la Comisión Europea

El temido ataque de Neelie Kroes se espera el próximo 17 de enero. Ese día, la comisaria europea de Competencia tiene previsto presentar en Bruselas las conclusiones definitivas de la investigación del sector financiero que, junto al comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy, puso en marcha en junio de 2005.

Las cajas españolas temen que Kroes aproveche esta ocasión para lanzar otro ataque contra su naturaleza jurídica. No sería la primera vez. Bruselas ya ha demostrado su disgusto ante el hecho de que buena parte del sector financiero europeo escape al control del mercado, porque ni cotizan en Bolsa ni están sometidas a un control de sus accionistas. También ha manifestado su rechazo a que las cajas puedan comprar bancos y no ocurra así a la inversa.

De hecho, en la última asamblea del sector celebrada a mediados de diciembre, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, apuntó que el frente abierto en Bruselas aún no puede darse por cerrado. Sabía que éste será uno de los campos de batalla para 2007. En España, sin embargo, las autoridades políticas y económicas parecen conformes con los últimos cambios normativos que han incorporado las cajas y que supusieron la limitación al 50% del peso de los políticos en sus órganos de gobierno.

El 17 de enero, la Comisión presentará las conclusiones sobre la investigación del sector financiero

En las conclusiones preliminares del citado informe de la CE, publicadas a mediados de 2006, se destacaba que 'el mercado minorista bancario se encuentra todavía extremadamente fragmentado y caracterizado por una serie de barreras que merecen ser investigadas'.

No era un ataque directo contra las cajas españolas, pero éstas se sienten amenazadas también por las inquietantes sombras que la investigación sectorial ha proyectado sobre sus hermanas alemanas, conocidas como Sparkasse.

Los documentos de Kroes subrayan que la intervención pública en ese y otros mercados 'está distorsionando el mercado'. Las entidades españolas temen que la CE extrapole esas conclusiones a mercados como el español, aunque sus características difieran de las del alemán.

De momento, las cajas de ahorros han intentado ya contrarrestar los argumentos de Kroes y Mcreevy. Y, en su contribución a la consulta sectorial, la CECA señala a los dos comisarios que 'España es uno de los mercados con un nivel de concentración más bajo' y que esa situación se debe 'en gran parte a la presencia de las cajas de ahorros'.

Pronto se verá si han convencido a Kroes. A McCreevy ya lo han dejado prácticamente por imposible.

El estreno del interlocutor de la CECA

La CECA ya está acostumbrada a navegar bajo fuertes temporales. Las negociaciones con la Administración española y con Bruselas, de hecho, son sus principales cometidos. Y como reitera desde hace tiempo el presidente de la confederación, Juan Ramón Quintás, 'siempre tienes que estar en guardia con Bruselas'. Es por esta razón por la que esta institución decidió en su último consejo de administración reforzar su área asociativa aprovechando la jubilación de su hasta entonces responsable Manuel Lagares. Se eligió para sustituir al profesor Lagares a José María Méndez, que tiene así bajo su órbita también la secretaría general. Como se explicó en esas fechas, con esta unión 'se espera conseguir una capacidad reforzada de actuación y de interlocución con las administraciones y organismos reguladores y supervisores'. Las cajas ya sabían que las conclusiones del informe de Bruselas volverían a poner en vilo al sector. Para contrarrestar su efecto la CECA ya ha hecho varias maniobras. Que las cajas reduzcan su cartera empresarial o que intenten someterse al escrutinio del mercado forma parte de ello.