Naval

Navantia acumula más de 55 millones de pérdidas

Navantia concluyó el tercer trimestre de 2006 con unas pérdidas de 55,7 millones de euros, que serán mayores cuando se cierre el balance del ejercicio completo. Pese a ello, espera entrar en beneficios en 2007.

El grupo público de construcción naval Navantia cerró los nueve primeros meses de 2006 con unas pérdidas de 55,7 millones de euros, según consta en los últimos datos oficiales disponibles de la firma que controla la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

A pesar de estos datos, la evolución de la cifra de negocio del grupo en este periodo fue positiva y le permitió alcanzar los 653,6 millones de euros.

En la misma línea, Navantia consiguió situar el montante total de sus contrataciones en los 3.101 millones, lo que incluye la construcción de hasta ocho patrulleros para Venezuela, tres cascos de quimiqueros para el grupo vigués Vulcano y dos buques de transporte ro-ro para Acciona Trasmediterránea. A 30 de septiembre, la cartera de pedidos ya era de 5.955 millones.

La empresa de construcción naval elevó la facturación hasta 653 millones

En el tercer trimestre del año, la sociedad realizó inversiones materiales por valor de nueve millones, a los que hay que sumar otros 240.000 euros en inmovilizado inmaterial. En el mismo periodo, la empresa aprobó desinversiones por importe de 189.000 euros. Asimismo, acordó la reversión de activos ociosos por 9,5 millones.

A pesar de las pérdidas registradas en los nueve primeros meses de 2006, que probablemente se ampliarán cuando se cierre el balance final del ejercicio, los responsables del grupo siguen con sus previsiones de que será posible alcanzar los beneficios en 2007, siempre y cuando se cumplan las expectativas de contratación, lo que supondría un adelanto respecto a los objetivos iniciales.

Navantia se constituyó como tal el 1 de marzo de 2005, agrupando los activos de la construcción naval considerados rentables y que el Gobierno quiso salvar de la disolución de Izar. La empresa agrupa los centros de Ferrol, Fene, Cartagena, Puerto Real, San Fernando y Cádiz que eran de Izar, más los servicios centrales de Madrid.

Sus centros cuentan con carga de trabajo hasta 2010, en los casos de Ferrol-Fene y San Fernando-Puerto Real, y hasta 2019, en el de Cartagena.

Dentro de la SEPI

En cuanto a los cuatro centros que se mantenían en Izar en liquidación (los astilleros de Gijón, Sestao y Sevilla, y la fábrica de motores de Manises) en septiembre, las pérdidas del periodo ascendían a 112,9 millones, con una cifra de negocio de 101,6 millones. La plantilla era de 1.054 trabajadores

Dentro también del holding público SEPI, la minera asturiana Hunosa cerró el tercer trimestre del año con unas pérdidas acumuladas antes de operaciones financieras y subvenciones de 148,7 millones, inferiores en todo caso a las de 2005 gracias a un recorte de los costes de mano de obra, consecuencia de la disminución de la plantilla.

Los submarinos S-80 se retrasan

El programa de submarinos S-80, los primeros sumergibles que se diseñan íntegramente en España y que serán construidos por Navantia, se va a retrasar un año respecto a los plazos iniciales, lo que supone que la primera nave no estará lista hasta 2012.

Fuentes del sector apuntaron a que esta demora (que ha obligado al Gobierno a ampliar la financiación del programa en 145 millones de euros) no se debe tanto a problemas por parte del grupo de construcción naval como de la propia Armada, responsable última del proyecto.

El retraso tiene que ver, por ejemplo, con la adjudicación del sistema de propulsión independiente del aire (anaeróbico) con el que irán equipados los submarinos, basado en células de combustible que funcionarán con hidrógeno. En este punto, la Armada apoya la investigación que desarrolla Hynergreen (Abengoa), mientras Navantia prueba una célula diseñada por la estadounidense UTC Power.