Medio Ambiente

Bruselas propone recortar un 20% en 2020 las emisiones causantes del cambio climático

La Comisión Europea (CE) ha propuesto hoy reducir en "al menos" un 20% las emisiones causantes del cambio climático para 2020 respecto a los niveles de 1990, así como medidas para reducir la dependencia de la UE de la energía importada. La CE ha aprobado hoy una serie de propuestas para la cumbre de líderes de la UE de marzo, en las que también pide aumentar para 2020 la eficiencia del consumo de energía en un 20%, e incrementar los objetivos de energías renovables y biocombustibles. Además, se propone diversificar las importaciones de petróleo y gas a fin de asegurar el suministro ante posibles problemas de aprovisionamiento, con más atención a las compras procedentes deNoruega y los países del Magreb y Asia Central. "Necesitamos nuevas políticas" en el sector energético, ha afirmado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, durante una conferencia de prensa.

El corte en el suministro de petróleo ruso a través de un oleoducto que pasa por Bielorrusia "es inaceptable" y plantea un "problema de credibilidad", ha afirmado hoy Durao Barroso. "Es inaceptable que los países de tránsito interrumpan sin consulta previa el flujo de energía a los países consumidores", ha señalado el presidente. Barroso ha advertido que la Comisión quiere "garantizar que esto no vuelva a ocurrir en el futuro", y ha señalado que parte del problema reside en que la Unión Europea "es adicta a la energía" importada del exterior. También ha recalcado que este tipo de acontecimientos no benefician a los intereses de los países consumidores, pero tampoco de los países productores o de tránsito, ya que afectan a "su credibilidad".

La CE ha convocado para mañana, jueves, al Grupo de Suministro de Petróleo de la UE para analizar el impacto del corte en el oleoducto que transporta crudo desde Rusia a través de Bielorrusia y estudiar medidas en caso de escasez.

Bruselas subraya en el texto aprobado hoy que existe "riesgo de discriminación y abuso" cuando las compañías controlan la producción y la distribución. Sin embargo, el texto se limita a ofrecer "dos opciones" para resolver esta situación: la creación de un operador independiente de las redes con participación de las compañías y la separación de la propiedad de las redes respecto a las actividades de generación.

Apuesta por la energía nuclear

La Comisión también presta atención a la energía nuclear y recuerda que, pese a los problemas de los residuos y el desmantelamiento de las centrales, tiene a su favor un precio ventajoso, las reducidas emisiones de gases contaminantes, la menor volatilidad de sus precios y el limitado riesgo de agotamiento de los recursos. Bruselas hace hincapié en que corresponde decidir a cada Estado miembro si opta o no por la energía nuclear, pero también reseña los "beneficios económicos" de mantener y desarrollar el liderazgo tecnológico de la UE en este campo.

Energías renovables

Bruselas propondrá un nuevo objetivo para el porcentaje de consumo energético que debe cubrirse con estas fuentes en 2020, previsiblemente mucho más ambicioso que el 12% fijado para 2010. En cuanto a las interconexiones, el Ejecutivo de la UE apuesta por impulsar cuatro proyectos concretos, entre ellos la conexión entre España y Francia, para los que se nombrarán coordinadores europeos.

Los 27 comenzarán a discutir estas ideas en el Consejo de Ministros de Energía del próximo 15 de febrero y el debate llegará en marzo a la cumbre de líderes de la UE, quienes deberán decidir qué propuestas aceptan para su posterior tramitación como directivas.

Renovables, nucleares y cambio climático

La Comisión cuenta con propuestas específicas para cada uno de estos temas. Para empezar, en lo que respecta a la fijación de objetivos para 2020 en materia de energías renovables, se barajan varias posibilidades que van desde situar un objetivo global y dejar en manos de los Estados decidir cómo los alcanzan, hasta plantear objetivos nacionales no vinculantes y que los países presenten sus planes de acción nacionales. En cuanto a la energía nuclear, la Comisión presentará el llamado ''Programa Ilustrativo Nuclear'' (PINC) en el que recogerá los datos básicos del uso de este tipo de energía en el conjunto de la Unión Europea, las centrales que existen y los proyectos que hay para construir o desmantelar instalaciones. No hará ninguna recomendación específica, aunque sí podría proponer alguna iniciativa sobre seguridad y tratamiento de residuos y recomendar a quienes prevean cerrar una central nuclear reemplazarla con energías que no generen CO2. La nuclear representa el 30% de la electricidad que consume la UE, el 14% de la energía total y tiene un impacto positivo en la reducción del CO2, motivo por el cual la Comisión cree que no se puede hacer una política energética "creíble" sin tenerla en cuenta, aunque dejará claro que es una competencia de los Estados miembros.Sobre el cambio climático, el documento de la CE planteará objetivos para el año 2030 en niveles de reducción de CO2 y de gases causantes del efecto invernadero. Las discusiones en el colegio de comisarios oscilan entre la propuesta máxima de reducir el 30% sobre los niveles de emisión de 1990 y otra para que el objetivo sea de entre 10 y 15%.