Reclamación

Rosell pide a Montilla que rebaje el impuesto de sucesiones

La patronal catalana Fomento del Trabajo reclamó ayer la reducción del impuesto de sucesiones y donaciones en Cataluña, del mismo modo que se está llevando a cabo en otros territorios como Madrid, Baleares o Comunidad Valenciana.

La organización que preside Juan Rosell entiende que la aplicación de bonificaciones fiscales en la cuota del impuesto crean un agravio comparativo respecto a Cataluña, a la vez que 'incentivan a la deslocalización de contribuyentes a autonomías con mayores beneficios fiscales.

La Junta directiva de Fomento del Trabajo ha pedido al presidente de la Generalitat, José Montilla, que la regulación de este impuesto en Cataluña tenga en cuenta 'los efectos reales sobre la economía familiar, en incidir sobre bases tributarias ya gravadas por otros impuestos'.

El consejero de Economía catalán, Antoni Castells, se mostró recientemente en contra de suprimir Sucesiones. 'Creemos que este tributo cumple una función social útil', dijo. Castells sí anunció que la Generalitat dejará exentas de tributación la mayoría de sucesiones de viviendas de padres a hijos o entre cónyuges.

En el caso de Madrid, la ley determina bonificaciones en el impuesto sobre sucesiones del 99% de la cuota tributaria para los descendientes, cónyuges y ascendentes en adquisiciones mortis causa'. Una bonificación similar se aplica en la Comunidad Valenciana y en menor medida en Baleares, lo que provoca una situación de agravio comparativo, en opinión de la organización.

Fomento recuerda que antes de estas modificaciones, Cataluña ya era la comunidad autónoma que más recaudaba en concepto por este tributo con 485 millones de euros en 2004, seguido de la Comunidad de Madrid, con 426 millones de euros.

Tras la reducción, Madrid pasará a recaudar por este tributo 291 millones de euros este año, según las previsiones de la patronal catalana, mientras que Cataluña volverá a superar los 500 millones.