Inmobiliarias

Las rebajas llegan a los pisos

Si se rebajan los zapatos, por qué no los pisos. Algo así tuvieron que pensar en la inmobiliaria Remax antes de decidirse a lanzar una campaña de rebajas en toda su red. Y así, a través de estos particulares ‘saldos’, que comenzarán el próximo lunes y finalizarán el 31 de enero, ofrecerán a sus clientes 1.060 propiedades de distinta tipología y ubicación con descuentos medios de 10.000 euros, un 4%.

En realidad, la inmobiliaria ya probó el año pasado este sistema gracias a un pionero, Juan Marhuenda, propietario de una oficina de Remax en Santa Pola (Alicante). El éxito fue tal, con un incremento en las ventas de enero de un 30% y un efecto de promoción para el resto del ejercicio, que la central decidió extender este modelo a todo el territorio.

Así, este año se han unido a la campaña 68 oficinas de Remax en toda España, y Andalucía es la Comunidad Autónoma con más "ofertas" por número de pisos y agencias, seguida de Valencia y Canarias.

La reducción de precio está formalmente autorizada por los propietarios que han querido participar en esta campaña. Para ello, han firmado un contrato de exclusividad con esta franquicia y suscrito un acuerdo en el que consta el precio anterior y el rebajado y el fin de la campaña. Además, estos contratos han sido presentados ante notario para garantizar el precio rebajado al cliente final.

La iniciativa también incluye descuentos en garajes, que van desde los 500 hasta los 1.000 euros. En el caso de las viviendas, las rebajas se sitúan entre 1.000 y 300.000 euros. Este último descuento, el mayor, se ha producido en una finca, valorada en 1,3 millones de euros, situada en Las Palmas de Gran Canaria.

Cuesta más vender los pisos

Según el presidente de Remax, Javier Sierra, este tipo de campañas es posible porque "el mercado está registrando una corrección", que "no crisis", donde los precios "no van a bajar" y cuesta más vender los pisos. No obstante, admitió que los propietarios que se quieren desprender de sus pisos "se dan cuenta de que tienen que rebajar los precios", algo que, de hecho, ya lo hicieron el año pasado.

Esta situación, que tiene lugar después de "uno de los boom inmobiliarios más largos de los últimos tiempos", provocará que la "mitad de las agencias inmobiliarias desaparecerán". Aunque no ve una caída en los precios, Sierra sí reconoce que "ya no pueden subir mucho más", y advierte de que "algún que otro promotor lo va a pasar mal".