Energía

Bielorrusia impone aranceles al petróleo ruso que transita por su territorio

Tan solo unos días después de que Rusia y Bielorrusia consiguieran llegar a un acuerdo sobre el suministro de gas a Europa, el primer ministro bielorruso, Serguéi Sidorski, ha anunciado que su país comenzó a cobrar el pasado 1 de enero aranceles aduaneros de 45 dólares por tonelada al petróleo ruso que transita por su territorio.

Rusia exporta a través de los oleoductos bielorrusos unos 70 millones de toneladas anuales de petróleo, en su mayoría con destino a Polonia y Alemania.

El anuncio de Sidorski ha sido realizado poco después de que el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, amenazara a Moscú con medidas económicas de represalia, ante los nuevos aranceles impuestos por Rusia a Minsk -capital bielorrusa- a la exportación de petróleo ruso a Bielorrusia (180,7 dólares por tonelada).

Según Rusia, su vecino y aliado político refinaba el crudo ruso para revenderlo a otros países europeos a precios de mercado. El ministerio de Economía y el servicio de Aduanas de Bielorrusia han informado ya de las nuevas medidas arancelarias a las autoridades rusas.

Oferta de diálogo sin respuesta

En respuesta a la ofensiva arancelaria rusa, Bielorrusia propuso compartir los aranceles a la exportación, pero Rusia aún no ha respondido a la oferta. El consorcio estatal bielorruso Belneftekhim ya suspendió el 30 de diciembre todos los contratos de compra de crudo firmados con compañías rusas.

El año pasado las petroleras rusas suministraron 19,3 millones de toneladas de crudo a Bielorrusia, que satisface menos de la mitad de sus necesidades energéticas por lo que su economía es muy dependiente de los suministros de gas y petróleo de su vecino.

Acusaciones al Kremlin

Lukashenko, el gran valedor del proyecto de unión estatal con Rusia, acusó hoy al Kremlin de "adoptar medidas económicas y comerciales hostiles" y aseguró que había llegado la hora de "exigir a Rusia que cumpla sus promesas".

"Si esto no ocurre, tendremos todo el derecho a reaccionar en consecuencia y con total libertad. Quiero decir en relación al tránsito del crudo ruso y sobre el pago de los terrenos donde se encuentran emplazados los oleoductos", señaló. El presidente bielorruso, en el poder desde 1994, anunció que ha instruido a su Gobierno para que "presente a Rusia propuestas sobre el pago de todo lo que recibe gratuitamente, desde instalaciones militares al tránsito para la exportación".

Lukashenko subrayó que las autoridades rusas habían prometido que el asunto de los aranceles al petróleo "se solventaría nada más se alcanzara un acuerdo sobre las tarifas del gas". Sin embargo, agregó, "este asunto sigue sin solucionar".

"Si Rusia está ahogada en petrodólares y divisa extranjera y han decidido desquitarse con nosotros y ponernos condiciones peores que a Alemania y otros países europeos, pues pidamos a la rica Rusia que pague por los servicios que le prestamos", señaló.

Acuerdo en fin de año

Tras varios días de alta tensión, la corporación rusa Gazprom y la bielorrusa Beltransgaz alcanzaron dos minutos antes de la llegada del nuevo año un acuerdo para el suministro de gas durante los próximos cinco años.

A pesar de que la tarifa base son 100 dólares por cada mil metros cúbicos de gas, la más baja entre todas las repúblicas ex soviéticas, Lukashenko calificó hoy el acuerdo de "desventajoso" para Bielorrusia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, garantizó personalmente a Lukashenko el suministro de gas a bajo precio antes de las elecciones presidenciales de marzo del pasado año, en las que el líder bielorruso resultó reelegido.