Joaquín De La Herrán

'No veo riesgo específico en la economía española'

El dirigente de la Compañía Española de Crédito a la Exportación habla de la evolución de la empresa y de las buenas expectativas para la economía española, pese al 'ligero repunte' de los impagos.

La Compañía Española de Crédito a la Exportación (Cesce) ha cambiado tanto en su cuarto de siglo de existencia que el nombre ya no basta para definirla. Hoy asegura también créditos por ventas en España, incluyendo negocio por cuenta propia, para casi 10.000 clientes.

¿Qué importancia tiene el seguro de crédito en nuestro país?

Es una figura pequeña si se compara con los seguros generales, aunque España es uno de los mercados con mayor penetración. Se va produciendo una transformación desde la cultura de empresa familiar. Hoy los clientes saben que, la mayoría de las veces, acaban cobrando lo que les deben, pero en ocasiones con retrasos que suponen costes financieros. Eso es lo que se cubre con el seguro de crédito.

¿Cuál es la actual composición de su cartera?

Tenemos unos 50.000 millones de euros en ventas asegurados. 45.000 de ellos los aseguramos por cuenta propia; un 60%, en España, y el resto en el extranjero. Los 5.000 millones restantes se aseguran por cuenta del Estado, que era la tarea que inicialmente realizaba Cesce.

¿Qué riesgos se aseguran por cuenta estatal?

Sobre todo, ventas al exterior, con plazos de cobro mayores de 24 meses. Suele tratarse de bienes de equipo. También se aseguran de este modo riesgos políticos: inversiones en ciertos países que pueden verse condicionadas por inseguridad jurídica.

¿A cuánto ascienden las primas sobre esos 50.000 millones asegurados?

Alrededor de 200 millones de euros. 130 corresponden a seguros por cuenta propia, y, los otros 70, a la cuenta del Estado. Esta última es la parte más cara para los clientes.

¿A qué se debe la diferencia de precio?

Existe un consenso entre los miembros de la OCDE para marcar unas primas mínimas que eviten la competencia entre países. En la cuenta propia, es el mercado el que determina la prima.

¿Cuánto supone el coste de los siniestros, en relación a las primas? ¿Ha cambiado esta ratio?

Cerca del 60%, sumando impagos y provisiones. Pero hay picos: entre 1999 y 2001 se llegó casi al 90% de las primas y en 2004 se bajó al 50%. Ahora estamos asistiendo a un repunte de la siniestralidad o morosidad.

¿Cuál es el motivo?

La verdad es que no hay una explicación clara, pero hay indicadores que hablan de un ligero aumento de los impagos, tanto en España como en el resto de Europa.

¿Ha crecido el riesgo de la economía española?

Yo no veo un riesgo específico en la economía española. Las perspectivas de crecimiento del PIB son muy buenas y hay un efecto riqueza derivado de la revalorización de las bolsas y la vivienda. Aun así, hay un aumento de hecho de la morosidad que las empresas querrán cubrir.

¿Ha aumentado el recurso al seguro de crédito?

Este año hemos aumentado un 27% las ventas aseguradas, sobre todo por operaciones en España. Aquí hay más actividad comercial que en el resto de Europa, y por tanto, mayor percepción de riesgo.

¿Cómo cree que evolucionarán las insolvencias en los próximos años?

Los ciclos económicos tienen un impacto claro en las insolvencias, como demuestran las cifras del pasado. Pero, de momento, la economía española sigue gozando de buena salud.

¿Además de seguros, qué más servicios ofrecen?

Les decimos a los clientes lo que pensamos de sus deudores, incluso los de mercados internacionales, y si podemos atender su petición. Tenemos un sistema automático de tratamiento de información para nuestros usuarios registrados. El 84% de las solicitudes se responden automáticamente mediante un motor de decisión.

¿Tienen éxito sus reclamaciones a los deudores?

Mucho y muy rápido. Cobramos el 85% de los impagos antes de tener que indemnizar al cliente.

Mayor negocio gracias a la normativa Basilea II

De la Herrán explica los avances experimentados en la gestión de riesgos de Cesce: 'Tenemos alrededor de 9.800 clientes que pueden acceder a una base de datos de 750.000 deudores catalogados. Recibimos unas 5.000 consultas al día que se responden on-line, lo que supone 1.300.000 riesgos analizados al año'.

Además, el directivo anticipa un incremento del recurso al seguro de impagos, gracias a la normativa bancaria internacional Basilea II. 'Se requerirá a los bancos una mayor dotación de fondos para afrontar posibles insolvencias y se analizará su cartera de deudores. Pero los bancos que tengan parte de su cartera asegurada, al incurrir en menos riesgos, podrán dotar menos capital. En cualquier caso, tendremos que ofrecer productos financieros cada vez más sofisticados que liguen el seguro de crédito con las relaciones de los clientes con sus bancos'.