_
_
_
_
Ferrocarril

Acciona apuesta por el transporte ferroviario de mercancías

Acciona se convertirá en el segundo operador privado que competirá con Renfe en el tráfico de mercancías por tren. La constructora acaba de lograr el último trámite de la licencia. ACS, que ya tiene la primera, calcula que podrá empezar a operar el próximo mes.

La constructora que controlan los Entrecanales pasó ayer el último trámite administrativo para poder competir con Renfe en transporte ferroviario de mercancías. El consejo de administración del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) concedió ayer el certificado de seguridad a la filial Acciona Rail Services.

El grupo se convierte así en el segundo operador privado que romperá el monopolio de Renfe, después de que ACS lograse este certificado hace justo un mes, a través de su filial Continental Rail. Previsiblemente pasarán algunas semanas antes de que Acciona Rail dé servicio. Si bien, Continental Rail, que lleva más de un año preparando tanto el personal como la maquinaria necesaria para operar, calcula que podrá empezar su actividad el próximo mes de enero, según fuentes de la empresa.

ACS y Acciona serán así las primeras empresas que podrán hacer efectiva la liberalización del sector ferroviario, que arrancó en enero de 2005 con la entrada en vigor de la Ley del Sector Ferroviario. Este texto marcó la pauta normativa sobre la apertura del sector desde el hasta entonces monopolio público de Renfe hacia la libre competencia, que se inicia con el tráfico de mercancías y seguirá con el de viajeros en el horizonte de 2009.

Además de Continental Rail y Acciona Rail Services, cuentan con licencia de operador ferroviario y están pendientes de conseguir el certificado de seguridad que les habilite para comenzar su actividad otras tres empresas: Comsa Rail (filial de la novena constructora española), Activa Rail (división de la empresa ferroviaria Transfesa) y Tracción Rail (perteneciente a la constructora andaluza Azvi). Comsa fue la primera en lograr la licencia del Adif, antes que ACS.

Otras competidoras también pujan por entrar en un negocio que ya se demuestra rentable en otros países de Europa. Así, FCC ha solicitado también la pertinente licencia, confirmó la empresa.

El certificado de seguridad, por cinco años, habilita a ACS y Acciona a solicitar al Adif surcos de vía a determinadas franjas horarias por los que, a cambio del pago del correspondiente canon, podrán comenzar a transportar mercancías por tren. Con esta actividad, ambas constructoras buscan ahondar en la diversificación del negocio.

Para la obtención del último certificado, tanto Acciona como ACS han tenido que justificar documentalmente que cuentan con un sistema de gestión de seguridad y con centros homologados para el personal de conducción y para el mantenimiento del material rodante. También deben cumplir con las condiciones exigidas sobre la circulación ferroviaria, el personal de conducción y el material rodante.

Ralentización

Las licencias otorgadas desde 2005 precisamente se han visto ralentizadas porque faltaba el desarrollo normativo tanto de la formación de los conductores como sobre el material rodante. Una vez que el Ministerio de Fomento dio luz verde a estas órdenes, las compañías pudieron agilizar los trámites que ahora culminan en la obtención de la autorización en firme.

Un negocio que necesitará más inversiones

El próximo año será el de la liberalización del transporte ferroviario de mercancías. ACS y Acciona se convertirán en los primeros grupos en plantarle cara a Renfe. Cada uno de ellos cuenta ya con dos locomotoras para los primeros recorridos.Continental Rail posee desde el año pasado dos máquinas fabricadas por la alemana Vossloh y acreditó ya en su día ante el Ministerio de Fomento otras 22 locomotoras diésel-eléctricas que utilizaba en transporte de materiales de construcción para líneas del AVE. Asimismo, tiene ya conductores formados sólo a falta de un examen para poder empezar a operar.Acciona Rail Services, por su parte, compró hace unos meses sus dos primeras locomotoras y 32 vagones que destinará a prestar servicio de transporte de carbón para Unión Fenosa.Ambas empresas entran en este negocio ferroviario de mercancías por su potencial dada la baja cuota de mercado que tiene este medio de transporte: un 3%, frente al 10% de países como Alemania. Tras los primeros meses de rodaje, todo apunta a que harán falta más inversiones, explican fuentes del sector.Las dos constructoras también coinciden en que su experiencia en transporte. ACS controla Continental Auto, que transporta viajeros y mercancías por carretera. Ahora se plantea venderla dado el apetito inversor de los fondos de capital riesgo. Mientras, los Entrecanales poseen Trasmediterránea, compañía con un fuerte peso en el transporte marítimo que también está en la lista de posibles ventas. En ambos casos, ayudaría a sufragar el desembarco en energía.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_