Desinversión

Agbar vende el 50% de Emte por 107 millones

Agbar se ha desprendido de su participación del 50% en el capital de Emte por 107,3 millones de euros. La familia Sumarroca, fundadora de la compañía de servicios de ingeniería y mantenimiento, ha sido la compradora, a través de la sociedad instrumental Solduga.

La familia Sumarroca también ha adquirido simultáneamente el 33% propiedad de las otras dos familias (Coll y Rosell) que fundaron la compañía en 1961, por lo que a partir de ahora controlará la totalidad del capital de Emte. El coste de la operación ronda los 178 millones.

Agbar ha contabilizado importantes plusvalías con la operación, puesto que entró en Emte en 2003, por 20 millones, aunque aportó cuatro sociedades de su división de mantenimiento (Adasa sistemas, Aquatec, Aquaplan y Agbar Mantenimiento), que figuraban con una valoración conjunta en libros de 13,42 millones. El grupo que presidía en ese momento Ricard Fornesa adquirió el 35% de Emte, aunque más tarde formalizó una opción de compra que aumentó la participación hasta el 50%.

La salida del capital de Emte permite a Agbar centrarse en sus divisiones estratégicas del ciclo integral del agua, la participada Applus (certificación e inspección técnica de vehículos) y la compañía de seguros médicos Adeslas.

Las plusvalías permitirán mejorar el resultado del ejercicio. Agbar obtuvo un beneficio neto atribuido de 134 millones entre enero y septiembre, con una caída del 14,3%. Por su parte, Emte ha realizado un fuerte crecimiento durante los tres años en los que Agbar ha estado en el capital, pasando de los 219 millones de facturación en 2002 a los más de 500 millones previstos en 2006.

Accionariado

El Grupo Sumarroca pasa a ser el propietario de la totalidad del capital de Emte al adquirir el 50% en manos de Agbar y otro 33% controlado por las familias fundadoras Coll y Rosell. La operación global ha totalizado un coste de 178 millones.