Nueva xperiencia comercial

La Can revoluciona la venta bancaria al 'enlatar' sus productos

Caja Navarra (Can) está reinventando la forma de llegar a sus clientes. Primero fue una iniciativa para que éstos pudieran opinar sobre el destino de la obra social, después con un préstamo que permite su devolución durante un mes sin coste alguno y, ahora, con la comercialización de un seguro médico dentro de una lata: como si se tratara de un producto de consumo, en lugar de uno financiero.

La prueba piloto de esta experiencia comercial, inspirada en una idea similar del Deutsche Bank, comenzará a realizarse con Can Complemento Salud. La lata en la que se incluye este seguro médico podrá adquirirse en cualquier oficina a un precio de 10 euros. Su cobertura incorpora una línea telefónica de consultas sanitaria durante 24 horas al día, la posibilidad de contar con una segunda opinión médica, así como una indemnización en caso de ingreso hospitalario.

Este seguro médico, que los clientes pueden ampliar a una asistencia sanitaria más amplia, no será el único que 'empaquete' la Can. La entidad prevé comercializar otros servicios financieros 'considerados complejos' para llegar con mayor facilidad a cualquier tipo de clientes.

En un momento en que el sector financiero está analizando nuevas fórmulas para sacarle el máximo partido a su extensa red de sucursales, la Can ha optado por cambiar la fisonomía de sus oficinas. No sólo incorporará estanterías donde sus clientes podrán tocar, coger y hasta contratar depósitos, cuentas corrientes o fondos, también se ha embarcado en el proyecto Canchas, por el que ceden el espacio de las oficinas para que usuarios y vecinos de la zona realicen actividades culturales.

El Deutsche, pionero

El Deutsche Bank fue la entidad pionera en la comercialización de productos financieros dentro de latas. El primer banco alemán comenzó a vender fondos, cuentas y depósitos, en dos oficinas piloto de Fráncfort y Berlín, hace más de un año.