Autonomías

El 'sudoku' de los honorarios médicos

Seis años de carrera, una oposición y una residencia de cuatro o cinco años parecen méritos suficientes para que los médicos cobren un buen salario por desempeñar su trabajo en el territorio nacional. Así ocurre en algunas comunidades autónomas, pero no en todas. La diferencia salarial entre las regiones que mejor y peor pagan a los doctores puede variar un 30%.

Por ejemplo, un especialista que trabaje en un hospital de Baleares y otro que lo haga en uno de Andalucía, con el mismo horario laboral y las mismas guardias, no cobran lo mismo. Así, el especialista en Baleares disfruta de un sueldo bruto anual de 53.609,62 euros, mientras que su homólogo andaluz gana 40.544,62 euros, un 32,2% menos.

Las diferencias se producen por la disparidad de complementos que reciben los médicos en su retribución fija y variable, en función de la región en la que trabajen. En el caso anterior, el sueldo base es el mismo (15.274 euros), el médico en Baleares cobra, entre otros complementos, uno de 15.752 euros por productividad fija y otro de 10.000 euros por insularidad que no percibe el facultativo en Andalucía.

Así lo desveló ayer la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que presentó un estudio sobre las condiciones de trabajo y retribuciones de los médicos. Se trata del primer informe que se realiza en España en el que se revelan las diferencias salariales entre médicos de la misma especialidad a 1 de enero de 2007, sin tener en cuenta la subida del IPC.

Según Ángel Pizarro, presidente del CESM, estas desigualdades han aumentado con la transferencia de competencias estatales de sanidad a las comunidades autónomas y por la errónea política laboral del Ministerio de Sanidad. 'Ni cohesiona ni coordina. Debe asumir su papel para evitar que haya médicos que se vayan a trabajar a Europa porque se sienten mal pagados', apuntó.

La doctora Mercedes Elizalde, vocal del Sindicato Médico de Navarra, apuntó que la primera gran diferencia se produce en el complemento de exclusividad (que perciben aquellos que renuncian a ejercer su actividad en el sector privado), que sólo se percibe en ocho autonomías, Ceuta y Melilla, y que supone un ingreso adicional medio de 10.000 euros en el caso de los especialistas.

Otro complemento que varía mucho en función de las autonomías es el de carrera profesional, que sirve para mejorar las condiciones salariales del profesional en función de los años que lleve ejerciendo la profesión. Entre Madrid, la que más lo valora, y Canarias, la que menos, hay una diferencia del 40%.

Las desigualdades son evidentes en las retribuciones extraordinarias, como las guardias. Así, un especialista en Extremadura cobra 12,7 euros por guardia, la mitad que en Cataluña, que además ofrece otro incentivo al médico: cuántas más guardias haga, más dinero cobrará por cada una de ellas.