Fusión

Abertis y Autostrade abandonan su proyecto de fusión

La concesionaria de autopistas italiana Autostrade y la española Abertis han decidido suspender la fusión de ambas compañías ante "la imposibilidad de continuar adelante", según un comunicado conjunto difundido hoy.

El comunicado señala que la decisión se toma por "la falta de una autorización" del ANAS, el ente público que otorga las concesiones de las autopistas, y por "la entrada en vigor de una nueva normativa".

La nota señala que tanto una empresa como la otra "están convencidas de la validez" de la operación "en sí misma, para los accionistas, para los mercados y para los sistemas de los dos países a los que pertenecen".

Por ese motivo, los responsables de las dos presas "desean que en un futuro se puedan volver a dar las condiciones para reconsiderar el proyecto".

Con ese fin, Autostrade y Abertis "pretenden continuar conjuntamente las acciones y el diálogo a nivel institucional".

La decisión ha sido tomada por el consejo de dministración de Autostrade antes de la celebración de una junta de accionistas prevista para hoy, en la que se debía aprobar un dividendo extraordinario otorgado con motivo de la fusión.

El comunicado indica que se propondrá hoy a los accionistas que no deliberen al respecto ya que "han sobrevenido circunstancias insuperables que obstaculizan la fusión".

Circunstancias insuperables

Esas circunstancias insuperables y que obstaculizan la operación son las ya citadas, es decir, la falta de autorización del ANAS y la nueva normativa.

La suspensión de la fusión se produce después de que el Gobierno de Italia haya asegurado en varias ocasiones que no se oponía a ésta, si bien, no ha dado la autorización para la misma, lo que ha servido para que la Comisión Europea haya abierto un procedimiento contra Italia.

La nueva normativa a la que hace referencia el comunicado está contenida en la ley de acompañamiento de la ley de presupuestos generales del Estado e introduce una serie de medidas para las concesionarias de autopistas que no existían con anterioridad a la fusión.

El Gobierno italiano se pronuncia

El ministro de infraestructuras de Italia Antonio Di Pietro ha declarado que espera reanudar las conversaciones con Autostrade después de que el gobierno cambie la normativa que regula las concesiones. Di Pietro ha emitido un comunicado después de que Autostrade y Abertis anunciaran el abandono del proyecto actual de fusión y su esperanza de poder reanudar el diálogo en el futuro.

La Comisión Europea sigue su investigación

La Comisión Europea continuará investigando los obstáculos impuestos por las autoridades italianas a la fusión de Abertis y Autostrade, a pesar de que las dos compañías han decidido no seguir adelante con la operación, según han anunciado hoy varios portavoces comunitarios.

El portavoz de Competencia de la Comisión, Jonathan Todd, dijo que Bruselas analizará la "nueva situación" y las explicaciones de las autoridades italianas antes de llegar a una conclusión sobre el procedimiento abierto a Roma por inmiscuirse en una fusión de dimensión comunitaria.

Respecto al proceso sancionador por impedir la libre circulación de capitales, el portavoz de Mercado Interior, Oliver Drewes, explicó que la Comisión esperará a conocer la respuesta del Gobierno italiano a su petición de información -que debe llegar antes del 15 de enero- para tomar una decisión.

La fusión paso a paso

La española Abertis, controlada por ACS y La Caixa, y la italiana Autoestrade, con importante presencia accionarial de la familia Benetton, anunciaban el pasado mes de abril la posibilidad de fusionarse y crear la mayor concesionaria de autopistas del mundo. La española, en el marco de un acuerdo amistoso de fusión por absorción, se había hecho con el puesto de consejero delegado, con la sede social, con una holgada mayoría del 33% en su capital social y había bautizado con su propio nombre al nuevo gigante. Las dos motivaciones fundamentales para la integración de Abertis y Autoestrade, según apuntaban entonces los analistas eran el tamaño y la liquidez.

Ambas empresas no contaban con el artículo 12 de la nueva normativa de concesión de autopistas del Gobierno italiano, que modifica el sistema anterior y obliga a las concesionarias a renegociar sus contratos. Dicho decreto fue aprobado por las dos cámaras del Parlamento italiano. Abertis y Autostrade continúan exigiendo cambios en esta norma más allá de la retirada del veto a su fusión por parte del Gobierno italiano.