Bolsa

La venta de acciones por ejecutivos de EE UU se dispara

Los altos ejecutivos estadounidenses han aprovechado el repunte reciente del mercado para vender títulos de las empresas que dirigen. Y figuras como Bill Gates, de Microsoft, o Eric Schmidt, de Google, han contribuido a disparar estas transacciones a niveles no vistos desde 1987.

Las ventas de títulos por parte de ejecutivos estadounidenses en el último mes superaron las compras que realizaron por el margen más elevado desde 1987. Una actitud que sugiere que los propios directivos de Wall Street no comparten la misma confianza de un mercado comprador que esta misma semana ha llevado el índice S&P 500 al nivel más alto de los últimos seis años.

Ejecutivos entre los que se encuentran figuras de la talla de Bill Gates de Microsoft, Eric Schmidt, de Google o William Kellog, de Kohl Corp vendieron un total de 63,18 dólares en acciones por cada dólar que compraron en noviembre, según un análisis de Bloomberg realizado a partir de datos de la SEC recopilados por Washington Service.

'Hablamos de personas que conocen bien el mercado. Ven que las cosas se están desacelerando y prefieren sacar algún dinero', comenta Wayne Wilbanks, de Wilbanks, Smith & Thomas AM.

En el último mes los datos muestran que los directivos vendieron un total de 8.400 millones de dólares (6.316 millones de euros) en títulos mientras que las compras alcanzaron 133 millones de dólares (100 millones de euros). Esta proporción (63,19) supera el máximo de julio de 2005 cuando los ejecutivos vendieron 62,76 dólares por cada uno que compraron. Entonces el S&P 500 reaccionó cayendo un 2,2% entre agosto y octubre de 2005.

Microsoft, la más activa

Los ejecutivos de Microsoft lideraron la lista de vendedores más activos tras desprenderse de un total de 594,2 millones de dólares (447 millones de euros) en títulos propios en noviembre. Una tendencia que coincidió también con el máximo de dos años que alcanzaron las acciones de la compañía el 21 de noviembre. Desde entonces han caído pero aún ganan un 11% en el ejercicio. Bill Gates, el presidente de Microsoft, copó la mayor parte de las ventas al deshacerse de 581 millones de dólares (437 millones de euros).

Los siguientes puestos fueron para Seagate Technology, el mayor fabricante de unidades de disco para ordenadores, y Dreamworks Animation, el estudio cinematográfico formado por David Geffen, Sten Spielberg y Jeffrey Katzenberg. En Seagate las ventas del personal fueron de 311,8 millones de dólares (234 millones de euros) mientras que Paul Allen, el millonario cofundador de Microsoft, se responsabilizó de las ventas de 224,2 millones de dólares (168 millones de euros) en acciones de Dreamworks al desprenderse del 28% de la compañía.

Google tampoco quedó lejos y su consejero delegado, Eric Schmidt, vendió 31,2 millones de dólares (23,4 millones de euros) en acciones, seguido por su colega Jon Murchinson con unas ventas valoradas en 37 millones de dólares (28 millones de euros). William Kellog, ex presidente y director de Kohl, siguió de cerca al deshacerse de 73,6 millones de dólares (55 millones de euros).

Algunos inversores, con todo, no muestran temor. 'Lo que realmente debe preocupar es si los de dentro venden cuando el mercado baja', comenta Joseph Stocke, de StoneRidge Investment Partners. Otros no lo ven tan claro. 'Conocen bien la compañía y están realizando una declaración', dice Wayne Reisner, de Carret AM.