Finanzas

La caja resultante de la fusión de San Fernando y El Monte se llamará Cajasol

La marca comercial de la futura caja de Sevilla, el secreto mejor guardado de la fusión de El Monte y San Fernando, quedó despejado ayer en las históricas asambleas que aprobaron por unanimidad una operación que ha necesitado cuatro intentos. La entidad operará con el nombre de Cajasol en alusión indirecta a su origen andaluz y en consonancia con el plan de expansión diseñado para crecer en Madrid y, sobre todo, en el arco mediterráneo español. La nueva imagen corporativa de la entidad, que acortará plazo legales para estar operativa en la próxima primavera, fue presentada solemnemente anoche por los presidentes de las dos cajas, Antonio Pulido y Luis Navarrete.

Cajasol, que estará presidida por Pulido durante los dos años del periodo transitorio, se sitúa entre las diez primeras del país con un balance de 24.000 millones, más de 5.000 trabajadores y 800 oficinas. La caja lanzará una marca para operar en internet y sumará 200 oficinas en cinco años.