Emplazamiento

Zapatero pide una colaboración leal a las regiones para aplicar la Ley de Dependencia

José Luis Rodríguez Zapatero emplazó ayer a las comunidades autónomas a colaborar lealmente con el Gobierno en el desarrollo de la Ley de Dependencia que ayer aprobó el Congreso con el respaldo de los dos grandes partidos. Detrás de este llamamiento está la aspiración a que haya un reparto racional de los costes que llevará aparejados la norma.

Las previsiones apuntan a que la Administración central desembolsará casi 13.000 millones de euros hasta 2015 y que las comunidades autónomas aportarán una cantidad similar durante el periodo de desarrollo del nuevo sistema de dependencia. El objetivo del Gobierno es pasar del 0,33% del producto interior bruto que se dedica en la actualidad a más del 1% dentro de ocho años, fecha en la que se habrán creado cerca de 300.000 puestos de trabajo en este sector. En 2007, la ley contará con una cobertura financiera próxima a los 2.000 millones, 400 de los cuales los pondrá el Gobierno central a través de los Presupuestos estatales.

José Luis Rodríguez Zapatero quiso dar ayer una gran solemnidad a la aprobación de uno de sus proyectos estrella y expresó su satisfacción por el apoyo recibido de casi todos los grupos, a excepción de CiU, el PNV y Eusko Alkartasuna. El presidente advirtió de que el nuevo sistema de dependencia 'sólo podrá hacerse realidad con la colaboración leal' de las comunidades autónomas y los ayuntamientos en lo que supone 'un hito histórico para este país'.

El PP se sumó en esta ocasión al consenso parlamentario con el PSOE y ayer no sólo votó a favor del proyecto de ley sino que lo hizo suyo, a pesar de considerar 'ridículo' el dinero destinado el año que viene al nuevo sistema de dependencia. La próxima entrada en vigor de la ley tendrá implicaciones electorales ante la cercanía de los comicios autonómicos y locales.

La diputada del PP María Salom le dijo a Zapatero que la comunidad de Madrid ya ha presupuestado para el año que viene 700 millones de euros para afrontar los servicios de dependencia, 'más dinero que el Gobierno central'. Además, pese al respaldo que su partido dio al proyecto, consideró insuficiente su cobertura económica pues, según sus cálculos, quedarán fuera del sistema más de millón y medio de personas dependientes.

El diputado catalán Carles Campuzano justificó el rechazo de CiU al proyecto de ley por la supuesta invasión de competencias de las comunidades autónomas en materia de servicios sociales. También criticó su 'insuficiencia financiera'.

En el caso del PNV, el rechazo vino motivado por otra causa. Los nacionalistas vascos pretendían que la participación del País Vasco y Navarra en las dotaciones presupuestarias que destine la Administración central al desarrollo de la ley de Dependencia se descontara del cupo. La enmienda fue rechazada y la diputada socialista Marisol Pérez Domínguez explicó la razón: 'Los Presupuestos del Estado son los que deben determinar en cada ejercicio la cuantía y la forma de abono a las comunidades de las cantidades necesarias para financiar los servicios previstos en la ley'. No habrá, por tanto, privilegios en este terreno.

Patrimonio y renta

Para fijar el copago de los servicios sociales previstos en la ley se tendrá en cuenta no sólo la renta del contribuyente sino también su patrimonio. El Grupo Socialista, con el apoyo de sus socios, eliminó ayer la enmienda que el PP y CiU introdujeron en el Senado para que sólo contara el criterio de renta. Estos dos últimos grupos siguen considerando que la vivienda habitual, por ejemplo, no debería ser tenida en cuenta.

El Congreso rechazó también una veintena de enmiendas que los populares introdujeron en la Cámara Alta con el apoyo de los grupos nacionalistas y que incrementaban de forma significativa las obligaciones económicas previstas en la ley.

Más de un millón de beneficiarios

¦bull; A partir de enero todos los ciudadanos que lo deseen podrán solicitar su evaluación en la comunidad a la que pertenezcan. Según el libro blanco de la Dependencia, en España hay más de 1.125.000 personas dependientes, cifra que aumentará hasta 1.496.226 en el año 2020, según las proyecciones de población del INE.

¦bull; Sólo el 3,5% de las personas mayores de 65 años cuentan en la actualidad con un servicio de ayuda a domicilio, el 2,8% con teleasistencia, el 3,8% con una plaza de residencia y el 0,5% en un centro de día, una cobertura social muy inferior a la media europea.

¦bull; La situación de dependencia se clasificará en tres grados: moderada, severa y gran dependencia. En cada uno de ellos se establecerán dos niveles en función de la autonomía de las personas y de la intensidad del cuidado que requieran.

¦bull; El nuevo catálogo de servicios incluirá desde la prevención de las situaciones de dependencia al servicio de teleasistencia, pasando por la ayuda a domicilio, los servicios de los centros de día y de noche y el servicio de atención residencial.

¦bull; En caso de que no se disponga de la oferta pública de servicios que requiera el beneficiario en función de su grado de dependencia, se procederá al reconocimiento de una prestación económica vinculada para que pueda acceder al mercado privado. Esta ayuda dependerá del grado de dependencia y de la capacidad económica del beneficiario. La cantidad que deberán aportar las personas dependientes será decidida, en su caso, por el Gobierno y las comunidades.

¦bull; Aquellas personas que opten por contratar un seguro privado de dependencia obtendrán beneficios fiscales.

¦bull; El calendario de implantación de la ley será gradual. En 2007 se reconocerá el derecho a acceder a las prestaciones a quienes tengan gran dependencia. En 2015 se prevé que se puedan haber acogido a los beneficios de la ley todas las personas dependientes.

Límites para el copago

¦bull; El PSOE se opuso ayer a admitir una enmienda de Convergència i Unió al proyecto de Ley de Dependencia por la que fijaba en el 60% de la renta anual disponible la participación máxima del beneficiario en el copago de los servicios recibidos.