Petición

Los auditores exigen al ICAC que publique el borrador de plan contable

'Queremos pedir, casi exigir, que el borrador del plan general contable, que tendrá que entrar en vigor en 2008, se haga público lo antes posible'. Así de contundente se mostró ayer el presidente del Registro de Economistas Auditores (REA), Efrén Álvarez, quien explicó que se trata de una herramienta que todos los profesionales de la contabilidad y la auditoría necesitan estudiar cuanto antes.

El desarrollo legal de la reforma contable para aplicar criterios contables a pymes y sociedades no cotizadas y que se tramita en estos momentos en el Congreso deberá realizarse a través de un nuevo Plan General de Contabilidad. El presidente del ICAC, José Ramón González, ya ha anunciado que la redacción de este plan se encuentra ultimada y a la espera de que se apruebe la norma. Lo cierto es que diversos colectivos profesionales, entre ellos el REA, han participado activamente en los grupos de trabajo para la redacción del plan. 'Pero hay tantos borradores que no sabemos cuál es el de verdad', explican.

Los auditores también critican la elevación de los límites obligatorios para que una empresa se audite que va a introducir la reforma contable. Ahora se auditan las empresas que cumplan durante dos ejercicios al menos dos de los siguientes requisitos: tener unos activos fijos de 2,3 millones, un importe neto de cifra de negocios de 7,7 y 50 trabajadores.

La reforma incrementa estas exigencias. Sólo tendrán que auditarse las sociedades que tengan activos superiores a los tres millones y cuyo importe neto de cifra de negocios supere los seis millones. Así será menor el número de empresas que deba auditarse 'lo que supone perder en transparencia', aseguran. Los miembros del REA explicaron también ayer que la nueva contabilidad destacará la capacidad de generar tesorería, flujos de caja, de las empresas sobre la cifra de beneficio, que hasta ahora ha sido el criterio básico de evaluación de la marcha de un negocio.

Los efectos fiscales de la contabilidad

La futura norma contable, que entrará en vigor en 2008, no incorporará efectos fiscales importantes. Al menos ese es lo que consideran los miembros del REA, que se quejan de que la Administración ha sido poco ágil y poco transparente a la hora de explicar cómo va a conectar la reforma contable con la tributaria. En opinión de estos profesionales los efectos fiscales aflorarán cuando inviertan en instrumentos que coticen en Bolsa, realicen operaciones en monedas diferentes al euro, practiquen operaciones vinculadas o lleven a cabo permutas lucrativas o no comerciales.