CincoSentidos

Sede futurista para Garrigues

Espacios abiertos y luminosos, salas de reuniones y auditorio en el centro de Madrid

Espacios abiertos, despachos acristalados, avanzada tecnología. Así es la nueva sede de Garrigues en el centro de Madrid. Cada concepto responde al mensaje que el bufete de abogados deseaba transmitir: trabajo en equipo, transparencia e innovación.

Hace tres años Garrigues compró a Iberdrola su sede de la calle Hermosilla, en el Barrio de Salamanca. Sobre tres edificios, dos de ellos de siete alturas, uno de los años 50 y otro de una década posterior, y un chalet donde se encontraba el despacho del presidente de la eléctrica, la firma de abogados ha edificado su oficina del futuro.

El proyecto es obra del arquitecto Rafael de la Hoz, quien ha tenido que lidiar con forjados y pilares originales, intocables, para mantener la edificabilidad: 16.000 metros cuadrados, distribuidos ahora en despachos acristalados y espacios abiertos, salas de reuniones y un auditorio.

El interiorismo ha sido realizado por la consultora DEGW, que ha puesto su diseño al servicio de las necesidades del bufete, básicamente interacción y comunicación entre sus profesionales y orientación hacia los clientes. Como resultado, la nueva sede de Garrigues destina el 20% de su superficie total a clientes. El edificio cuenta con 27 salas de reuniones, dotadas de innovadoras tecnologías, como videoconferencia y pantallas conectadas al ordenador. Algunas, conectadas para mantener reuniones simultáneas.

El objetivo de Garrigues a la hora de solicitar el asesoramiento de esta consultora era convertir las oficinas en una herramienta para hacer a sus profesionales más llevadero su tiempo de trabajo. Con este objetivo, se constituyó un comité integrado por miembros del bufete y de DEGW. De este grupo de trabajo han salido las soluciones arquitectónicas y propuestas de diseño, por ejemplo el auditorio, en el que se han elevado los techos para aumentar la sensación de amplitud y con paneles que se abren en su parte delantera y trasera, permitiendo la visión desde el atrio del edificio y de las zonas ajardinadas.

La firma no ha ahorrado gastos en iluminación, climatización y acústica, destaca Teresa Ausín, responsable de Infraestructuras de Garrigues y miembro del comité que ha llevado a cabo el proyecto. El interiorismo se ha apoyado en el diseño español siempre que ha sido posible, destaca Elvira Muñoz, directora de Consultoría y Diseño Interior de DEGW y responsable del proyecto Garrigues. Como muestra, sillas de Vitra, mobiliario auxiliar de Casa y Jardín o lámparas de Santa & Cole.

Garrigues es el mayor bufete de abogados y asesores tributarios de Europa continental. En sus nuevas oficinas trabajan 500 personas, de momento en los dos edificios de mayor altura, unificados con una pasarela. El chalet, otros 3.000 metros cuadrados de superficie, se incorporará en 2008. Además, este singular complejo empresarial se ampliará con otro edificio de oficinas cercano, ubicado en Paseo de la Castellana, 10.