æscaron;ltima

Lufthansa ficha a un español para sus menús navideños

La aerolínea lleva la cocina de Juan Amador, chef con dos estrellas Michelin, a su clase 'business'

La prensa alemana califica la cocina de Juan Amador de 'divina'. Eso no quiere decir que sea tarea fácil servirla en el cielo. La aerolínea Lufthansa ha asumido el reto de ofrecer en sus aviones los delicados pero en absoluto sencillos platos de este español afincado en Alemania. Hacer compatible la creatividad de la cocina de vanguardia con las exigencias de los menús aéreos ha costado a Juan Amador y a Thomas Stets, diseñador de menús del programa Star Chefs de Lufthansa, más de seis meses.

Según Stets, a 10.000 metros de altura las propiedades del vino cambian por la temperatura y la presión, la comida sube precocinada, y muchos alimentos están prohibidos por razones de sanidad. La tarea era difícil pero Amador ha conseguido componer un menú a la altura de las circunstancias y que supondrá una nueva experiencia para los que viajen en las próximas fiestas: cecina de León con champiñones silvestres marinados, gazpacho de mango con camarones y aceite de pistacho o ganso asado con col roja. Las raíces españolas son inconfundibles pero las creaciones que Amador lleva a la mesa tienen un aroma cosmopolita.

Y es que es un español muy peculiar. Nació en Stümpfelbach, al sureste de Alemania, en una familia de inmigrantes granadinos y hoy vive en Langen, cerca de Fráncfort, donde tiene un restaurante de éxito que lleva su nombre. Dice de sí mismo que tiene 'corazón ibérico y cabeza alemana', mezcla explosiva con la que ha conseguido dos estrellas Michelin. Asegura que lo más difícil de crear menús aéreos ha sido concentrar toda la complejidad de la cocina de vanguardia en el pequeño espacio del carrito de un avión.

Amador es el segundo cocinero español fichado por Lufthansa. La aerolínea alemana ha apostado por satisfacer el estómago de sus clientes de negocios para sacar ventaja frente a otras compañías de bandera. Desde el año 2000 el programa Star Chefs lleva a la primera clase y la clase business de los aviones de Lufthansa creaciones culinarias de cocineros de prestigio internacional. Por las mesitas plegables de sus aviones han pasado los sabores de la italiana Nadia Santini, el francés Paul Bocuse, el español Santi Santamaría o el singapurense Justin Quek.

El diseñador de menús ha trabajado de la mano con cada uno de ellos durante la creación. El chef, en este caso Juan Amador, propone una carta atendiendo a las restricciones de ingredientes en el avión y prepara cada plato delante de Thomas Stets. æpermil;ste deberá reinterpretarlos y ajustarlos al máximo a las exigencias de la restauración en el aire: ingredientes envasados que se manejan por toneladas en las plantas de catering o recipientes pequeños sin posibilidad de presentar la comida a lo ancho ni a lo alto.

Los aviones son los mayores restaurantes del mundo. Los chef han de convencer con sus recetas a una élite entre los 10 millones de pasajeros que a diario comen en un avión. Difícil reto que, de ser superado, les abre sin duda las puertas del cielo.