Móviles

El gestor de Vitelcom negocia su marcha como salida a la crisis

El director de la firma malagueña Vitelcom, Carlos Carrera, afirmó ayer que 'está dispuesto a negociar su salida de la empresa cuanto antes por el bien de la empresa y para los proyectos futuros de la misma, con la compañía israelí o con cualquier otra que se preste a contratar a Vitelcom'. Esta fue la respuesta del todavía director del único fabricante español de teléfonos móviles ante la reunión que mantuvo ayer tarde con el comité de empresa, según explicó CC OO.

Los 400 trabajadores de esta compañía mantienen un calendario de movilizaciones que incluye reuniones con diversos organismos públicos en busca de ayudas que permitan salvar la firma.

Las movilizaciones se prolongarán hasta mañana miércoles, decisión que se tomó ayer, durante una asamblea informativa. Estas nuevas jornadas de paro comenzarán en la mañana de hoy en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), donde tiene la sede la firma, y durarán hasta las 14.00 horas.

La crisis se desencadenó cuando Telefónica, que auspició el nacimiento de Vitelcom como suministrador de marca blanca, decidió suspender este año el 95% de sus pedidos de teléfonos.

La dirección de la compañía se afana, con la ayuda de la Junta de Andalucía, en encontrar un socio que la salve de la quiebra, para lo que negocia con varios grupos. La firma, según CC OO, necesita una urgente ampliación de capital antes de que lleguen los embargos. La decisión de Telefónica de reducir drásticamente sus pedidos podría deberse a los fallos en la calidad de los teléfonos.

Vitelcom, cuya única actividad era la fabricación de móviles para Movistar, llegó a adquirir con esta empresa una cuota de suministro del 27%, por encima de Nokia, aunque el grupo ha intentado sin éxito buscar nuevos clientes.