'Telecos'

La filial española de Nokia-Siemens facturará 530 millones con 480 empleos

La fusión de las empresas de redes de telecos de Nokia y Siemens creará en España el tercer fabricante del sector con una facturación de 530 millones y 480 empleados. Alcatel-Lucent, con 1.800 empleados y 750 millones, y Ericsson, con 2.750 trabajadores y 758 millones, son los líderes.

El próximo día 1 de enero, el panorama español de los fabricantes de redes de telecomunicaciones cambiará radicalmente. Las consolidaciones que se han producido a nivel global tendrán una gran repercusión en nuestro país.

A partir de esa fecha, la filial nacional del nuevo grupo Nokia-Siemens (consecuencia de la integración de las divisiones de infraestructura de ambos gigantes), comenzará a actuar en el mercado español con una plantilla inicial de 480 trabajadores y una facturación anual heredada en el entorno de los 500 a 550 millones de euros.

Se convertirá en el tercer suministrador local de equipos y soluciones de redes de telecomunicaciones. Por delante de él se sitúan otras dos opciones que también son el resultado de dos fusiones de grandes grupos con fuerte presencia en España.

El líder por facturación es el grupo que nace como consecuencia de la fusión entre la compañía francesa Alcatel y la estadounidense Lucent. Ambas cuentan con una gran tradición en el mercado español y la empresa resultante tendrá una plantilla de 1.800 trabajadores y sumará una facturación conjunta de 785 millones de euros.

La segunda compañía del ranking será Ericsson. La empresa sueca ha absorbido a Marconi durante el presente ejercicio. Según los datos de 2005, los únicos oficiales disponibles, en España cuenta con una plantilla de 2.750 trabajadores y logró una cifra de negocios de 758 millones.

Estos tres gigantes se han convertido en líderes destacados del sector en el mundo. La suma de Alcatel y Lucent factura a nivel global 17.000 millones, Ericsson y Marconi 16,2 millones y Nokia-Siemens 15,8.

La creación de la filial española de Nokia-Siemens ha resultado sumamente compleja. En primer término los años fiscales de las empresas originarias no coinciden. Nokia cierra en a 31 de diciembre y Siemens a 30 de septiembre. Ello ha obligado a la filial española de la multinacional alemana a crear una nueva sociedad, Siemens Network, a la que se ha transferido todos los activos que se van a incorporar a la fusionada. Esta nueva compañía, a su vez, dejará de tener actividad a final de año. Fuentes del sector han explicado que de los 480 empleados que tendrá la nueva Nokia-Siemens España, 100 provendrán de Nokia y 380 de Siemens. La alemana también aporta una mayor volumen de facturación al negocio común. Ninguna de las partes ha querido confirmar la cifra. Fuentes del sector han señalado que podrían situarse entre los 500 y los 550 millones de euros.

Estructura directiva por decidir

La estructura directiva en España del nuevo suministrador de telecos Nokia-Siemens se decidirá durante el próximo mes. Sin embargo, la fórmula de actuación territorial que adoptará la nueva empresa, según las fuentes del sector citadas, no responderá ni al modelo que tiene en la actualidad Siemens, con capacidad de gestión sólo a nivel de España, ni tampoco a la que tiene Nokia que abarca un área más amplia incluyendo Portugal, Italia y algunos países del norte de África. El nuevo esquema organizativo aunará, casi con toda seguridad, a dos o tres países del sur de Europa, que compartan aspectos de mercado relativamente homogéneos. La división de redes de Nokia ha tenido históricamente mucha menor presencia que la de Siemens en el mercado español. Por esta razón se especula con que los directivos de la empresa resultante procedan en mayor medida de la empresa germana. Las actividades de Nokia y Siemens que no se fusionan seguirán desarrollándose como hasta ahora en España.