TS

Prisión para el alcalde de Vila-Real por consentir ruidos

El Tribunal Supremo (TS) ha condenado al alcalde de Vila-Real (Castellón), Manuel Vilanova (PP), a año y medio de prisión y a ocho de inhabilitación por prevaricación al consentir, 'de forma deliberada', la emisión ilegal de ruidos de una empresa.

Según la sentencia publicada el viernes, que además condena a dos años de prisión al gerente de la empresa Rocersa por un delito medioambiental, el alcalde 'se situó del lado de una industria contaminante en contra de los intereses de los ciudadanos, sabiendo que actuaba y vulneraba la legalidad que regula la emisión de ruidos'.

El Supremo 'desestima la opción de multa' al considerar que 'sería satisfecha incluso con cargo a las arcas municipales'.