Fraude

Los dueños de Afinsa quieren pagar a los clientes con el 80% del capital

Los dueños de Afinsa plantean repartir el 80% del capital social de la empresa entre sus clientes. æpermil;sta es una de las propuestas de su plan de viabilidad, que también prevé la entrada en el negocio inmobiliario y la comercialización de metales preciosos.

Si la empresa se liquida no quedarán ni las astillas', señaló el ex presidente de Afinsa, Juan Antonio Cano Cuevas, durante la presentación del plan de viabilidad elaborado por los ex gestores de la firma filatélica. Pretenden convertir a los 190.000 clientes en accionistas de la sociedad para que sean 'sujetos activos' respecto a las decisiones sobre el futuro de la compañía. El objetivo de los ex administradores es repartir, si lo acepta la autoridad judicial, el 80% del capital, mientras que los accionistas 'históricos' se reservarían el 20%. Aunque éstos renuncian a sus derechos si, una vez en marcha su plan de viabilidad, 'la empresa tiene que ser liquidada'.

Cano aseguró que el capital social de Afinsa asciende a 44,5 millones de euros y que para llevar a cabo el reparto entre los clientes tendría que realizarse un split (aumentar el número de títulos y reducir su nominal) ya que las acciones actualmente tienen un nominal de 22.500 euros. Según Afinsa, el reparto de los títulos se realizaría en función de los 'compromisos de revalorización', recogidos en los contratos.

Según las cifras que manejan los ex gestores, Afinsa tenía el 14 de julio un pasivo de 160 millones, mientras el activo superaría los 672 millones y proponen a los deudores una quita del 50%. De los 160 millones de pasivo, 97,8 corresponden a clientes que tenían cheques y pagarés pendientes de pago (que no tendrían quita); 41,9 a los demás clientes; 4,1 a los asesores comerciales; 7,5 a Banesto por recibos domiciliados objeto de devolución y 9,3 millones a proveedores. Cano señaló que los sellos tienen un valor en catálogo de 1.920 millones, pero reconoció que, desde la intervención judicial su valor 'es menor', debido 'al enorme quebranto de una intervención efectista' y apuntó que no es posible medir la pérdida de valor.

Para salir adelante, el plan tendría que ser aprobado por más del 50% de los créditos presentados y posteriormente debería contar con el visto bueno judicial, una aprobación que podría demorarse hasta 18 meses. El plan, cuyo cumplimiento queda fijado a 10 años, contempla reemprender la gestión filatélica del patrimonio de los clientes, si éstos y la autoridad judicial lo permiten.

Además, pretenden obtener ingresos adicionales a través de dos nuevos negocios: servicios de gestión inmobiliaria a través de Oikía Real Estate y la comercialización a inversores de metales preciosos (oro, plata, paladio y platino).

Propuesta calificada de 'ridícula' y 'escandalosa'

El plan de viabilidad de los ex gestores no ha sido recibido con buenos ojos. La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), que representa a unos 40.000 clientes de Afinsa, lo califica como 'ridículo' y 'una auténtica tomadura de pelo'. En su opinión, 'la única propuesta viable es la liquidación de la empresa y la devolución de los compromisos'. El vicepresidente de Adicae, Fernando Herrero, señala que 'con todo el patrimonio y sellos sólo se recuperaría el 35% de las inversiones'. Por su parte, Álvaro Baillo, socio de Osorio & Asociados, el bufete que instó el concurso de la sociedad, asegura que el plan es 'un escándalo' y duda que pueda obtener el apoyo de los clientes. '¿Qué credibilidad tienen los gestores?', se pregunta.