CincoSentidos

Audi R8, el bólido de los aros

Tras incontables idas y vueltas, el deportivo más extremo de Audi se convertirá en 2007 en una realidad comercial

Con el R8, la firma de los aros ha plasmado un automóvil llamado a rivalizar con los grandes pesos pesados de la categoría racing, al estilo de los Aston Martin V8 Vantage y compañía. Falta por ver, eso sí, qué acogida tendrá entre un público que deberá pagar por él no menos de 120.000 euros cuando desembarque en el primer semestre de 2007 -Audi ya acepta reservas en firme-.

Su carta de presentación no puede ser más solvente: carrocería -bicolor- y bastidor de aluminio conforme a la tecnología de la marca ASF, tracción total Quattro con embrague multidisco Haldex, mecánica de gasolina 4.2 V8 atmosférica y de altas revoluciones con 420 CV -se especula con otra de 610 que podría llegar a medio plazo, y que completaría el paso de 0 a 200 km/h en unos diez segundos-, 301 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos.

Todo en el R8 es sublime. Por ejemplo, su recogido habitáculo biplaza exhibe rasgos que remiten al cockpit (cabina) de un caza de combate, con un puesto al volante -de base plana, para facilitar el acceso- todo ergonomía. En el exterior, iluminación led opcional para el motor -va en posición central y se puede ver desde el exterior, pues el capó es transparente, como en un Ferrari F430-, iluminación led frontal -inédita en un automóvil de serie, también será opcional a finales de 2007, su fisonomía interior remite a la ópera de Sidney y sirve para las luces de posición, cruce, carretera e intermitencia-, suspensión de firmeza variable, ruedas 235/40 R18 delanteras y 285/35 R18 traseras -en opción se podrá solicitar con llantas de 19 pulgadas-, equilibrada distribución de pesos del 44/56% entre los ejes anterior y posterior -permite un sano y neutro comportamiento-, y una adelantada cabina conforman un conjunto que hace gala de una relación peso/potencia de 3,71 kg/CV. No en vano la marca afirma que parece 'un sprinter a punto de saltar'. Es más, de su genética habla uno de sus referentes: el Auto Union TypC Grand Prix.

Aston Martin V8 Vantage. 120.588 euros. Características. Motor V8 380 CV. Tracción trasera. 300 km/h. Biplaza. El público deberá pagar por este coche no menos de 120.000 euros

Dodge Viper. 120.700 euros. Características. Motor V10 507 CV. Tracción trasera. 306 km/h. Biplaza.

Ferrari F430. 168.760 euros. Características. Motor V8 490 CV. Tracción trasera. 315 km/h. Biplaza.

Lamborghini Gallardo. 150.000 euros. Características. Motor V10 520 CV. Tracción total. 310 km/h. Biplaza.

Porsche 911 Turbo. 148.326 euros. Características. Motor V10 480 CV.Tracción total. 310 km/h. Biplaza.

Y sus glamurosos rivales…

El R8 no lo tendrá fácil, pues tendrá ante sí un poderoso batallón de superdeportivos repletos de caballos y glamour. Sin ir más lejos, el equilibrado y eficaz Aston Martín V8 Vantage, todo exclusividad, que pese a su menor potencia consigue unas prestaciones similares. Ferrari cuenta con el F430, una joya casi de museo que da 490 CV y presume de una avanzada electrónica capaz de variar reglajes dinámicos y mecánicos en plena marcha.

Otra opción es el descomunal Dodge Viper, un producto made in USA de 507 CV que en no pocas circunstancias se le atragantan a su rudimentario eje posterior. Porsche ofrece el 911 Carrera 4S, con tracción total y 355 CV, o bien el sublime 911 Turbo de 480 CV, que también monta tracción total y exige experiencia para sacarle partido.

En cuanto a Lamborghini, el Gallardo ha servido de fuente de inspiración para el desarrollo del R8. También lleva tracción total -aunque con diferencial central- y su motor V10 rinde ahora 520 CV.